Posts etiquetados ‘Libros’


Rumbo a mi trabajo siempre paso por una conocida zona del sur de la ciudad en donde hay varias librerías, pues bien, por un encargo que me hicieron pasé a visitarlas, mientras buscaba el libro del encargo pasé sin querer por la zona de libros de computación y tecnología y me sorprendió que en uno de los anaqueles principales estuviera un gran libro con el logo de Ubuntu y un título más o menos del estilo “La guía definitiva de Ubuntu”, como ustedes seguramente pensaran, me dirigí a ver de qué se trataba.

Lo hojeé y era un manual más de Ubuntu nada sorprendente, sin embargo ya que estaba en esa zona decidí buscar más títulos, me gustó ver que había muchos títulos orientados no solo a Ubuntu sino a la administración de los SO’s GNU/Linux en general, había desde los “Manuales básicos” pasando por las “Biblias de tal o cual distro” hasta los clásicos “Manual avanzado de administración en Linux” y cosas por el estilo.

Después de un rato y después de haberme infartado por los precios de todos esos libros (el más barato andaba en $800 y traía un disco de Ubuntu 7.04 imaginen los otros libros más actuales en que precio andaban), se me prendió el foco y sólo por curiosidad, decidí revisar las licencias de uso de los libros.

Cual sería mi sorpresa que no solo ninguno tuviera una licencia tipo copyleft, sino que además los términos de uso de esos libros en particular traían advertencias que al menos yo no había visto tan explícitas en ningún otro libro.

(más…)

Anuncios

El fin de semana de manos de una buena amiga me llegó un artículo de El País (conocido diario español de circulación internacional), cuando lo leí no me sorprendió del todo pues sabía que era cuestión de tiempo para que “la Industria” metiera sus narices en las Universidades, el caso que a continuación les comento se da en España, pero bien podría darse en cualquier país por lo cual tenemos que preocuparnos.

Para quienes no lo sepan CEDRO es el Centro Español de Derechos Reprográficos, algo así como la SGAE de los libros en ese país, CEDRO supuestamente representa a unos 17,000 autores y a más de 1,500 editores, además, tal y cómo lo pueden encontrar en su página de Internet ConLicencia.com, su misión es la de “representar y defender los legítimos intereses de autores y editores de libros, revistas, periódicos y partituras, facilitando y promoviendo el uso legal de sus obras”. Como ven CEDRO se encarga de vigilar (hasta cierto punto) que no haya violaciones a los derechos de las obras gráficas, aunque desconozco sus límites de acción.

Ahora bien la nota de la que les hablaba al principio decía que CEDRO está sugiriendo que se tomen acciones legales contra los responsables universitarios si no regularizan la difusión masiva de todo tipo de obras: literarias, científicas, técnicas, etc.

(más…)


Hoy por la mañana iba escuchando la radio y estaban entrevistando al buen Chetes, para quienes no lo conozcan, Chetes es un canta-autor regiomontano medio folk, medio rockero, medio…. medio muchas cosas, el chiste es que su música me gusta mucho y creo que es de esos artistas mexicanos que vale la pena seguir, en la entrevista, estaba presentando su nuevo álbum Hipnosis, que es su segundo álbum como solista (antes estuvo en Vaquero y antes en Surdok) y dentro de as muchas cosas que dijo, avisó que su álbum estaría en formato en mp3 (que se podrá bajar próximamente desde iTunes), en CD y (lo que me sorprendió mucho), en vinil (acetato o como le quieran decir).

El asunto aquí (que es lo que me lleva a escribir en el blog) es que uno de los entrevistadores, el locutor Raúl Vázquez “Rulo” @ruleiro, le dijo que eso del vinil estaba muy bien ya que comprar uno le llamaba más la atención que un CD, porque con la tecnología que ahora hay, bajarte el disco (legal o ilegalmente, aquí, esto no lo dijo Rulo, pero me gustaría abordarlo más adelante) y comprar un CD en cuanto a calidad se refiere es exactamente lo mismo.

Eso me llevo a pensar algunas cosas y me llevo a repensar lo que escribí hace ya algún tiempo y que causó mucha polémica sobre la Ley Sinde.

En esa entrada básicamente criticaba la aprobación (dentro del “paquete” de Ley de Economía Sostenible LES) por parte del parlamento español de la llamada Ley Sinde (llamada así por la legisladora que la propuso, Ángeles González Sinde) ya que desde mi punto de vista, lejos de proteger a los creadores de contenidos digitales como músicos, escritores, productores, etc. lo que hacía, o más bien hace, es limitar y restringir la libre circulación de contenidos en internet.

Al respecto y como podrán ver en la entrada, los comentarios fueron muy variados, desde quienes defendían su postura a favor de la ley, argumentando que “nosotros” (los que bajamos contenido de la red) somos unos zánganos que sólo viven de lo que se “roban” en internet otros; también había comentarios en contra de la ley que me ayudaban a sostener mi argumento, en fin, como dije fue una entrada muy polémica.

Sin embargo volviendo al tema de hoy lo que reflexioné (y que no abordé en su momento para lo de la Ley Sinde) es que si hoy en día la llamada “piratería” (cada vez más me convenzo que eso de robar barcos y bajar contenidos de la red, no tiene nada que ver, pero bueno si así nos quieren llamar, está bien) se ha extendido es porque lo que nos vende “la Industria” (entendiendo por ella a todas las industrias defensoras de los derechos de autor, es decir, la industria discográfica, la editorial, la cinematográfica, etc.), generalmente es basura.

Déjenme explicar, cuando escuchamos la radio, vemos la televisión o una película, leemos un libro, vamos a una exposición fotográfica, etc. cada vez es más común que nos ofrezcan artistas de plástico, a que me refiero con esto, pues a que la producción de dichos artistas parece más estar hecha en una línea de ensamblaje que por la producción individual del artista, es decir cada vez más, todo se parece a todo, y es normal que hoy Lady Gaga, se parezca mucho a lo que fue hace algunos años con Britney Spears (ojo aquí no estoy diciendo que sus estilos sean los mismos o que sus canciones sean iguales, aquí lo que critico es que en este momento la popularidad de Gaga es parecida a lo que en su momento fue la de Spears), o que por ejemplo hoy para mí Avatar (la película de James Cameron) me parezca un vil refrito (eso sí con muchísima lana invertida y unos efectos increíbles pero no por eso deja de ser un refrito) de Pocahontas.

A lo que quiero llegar es que “la industria” nos ofrece artistas que son fácilmente “desechables”, lo vemos todo el tiempo, por ejemplo en México, Camila, Motel, RBD y todos esos grupos (que en su momento fueron vendidos como “la última coca-cola del desierto”) hoy están desaparecidos, no sólo por su inexistente producción, sino porque que incluso están desaparecidos del inconsciente colectivo, porqué, por que hoy ya hay otros “grupitos” que llenaron ese espacio (disculpen pero la verdad no soy muy popero y no sé qué es lo que está de moda en el pop de hoy), pero ustedes pueden llenarlo con el artista que se les venga en gana.

Entonces si “la industria” ofrece cosas desechables, es normal que los consumidores, consuman y desechen con la misma facilidad, con lo que el dilema entre comprar el CD y bajarlo gratuitamente (legal o ilegalmente) deja de existir, ya que racionalmente no hay razones para pagar por algo que incluso nosotros mismos sabemos que vamos a desechar rápidamente.

Sin embargo qué pasa cuando de entre ese gran montículo de “basura desechable” aparece algo de verdadera calidad, entonces vuelve a existir el dilema entre comprarlo y bajarlo, esto lo manejaban también los muchachos de Wu Ming (colectivo de 5 italianos que escriben individual y colectivamente) en el texto que por cierto se puede descargar libre y gratuitamente desde mi página de Documentos, si no mal recuerdo es el “Tercer Round” del libro “5 ensayos combativos en contra del CopyRight ©”, en dicho texto lo que decían es (voy a parafrasearlos un poco): “ supongamos que tu eres un individuo “X” que no tiene dinero (o ganas) para comprar alguno de nuestros libros, entonces decide bajarlo desde la página de Wu Ming, lo lee, le gusta (aquí es donde entra la calidad) y decide comprarlo, ahora bien, supongamos que a “X” le gustó tanto que decide regalarlo, entonces comprará otro ejemplar (o muchos si lo quiere regalar a muchas personas) y lo regalará, entonces por una copia gratuita o “pirata” en los términos que la industria nos ha hecho creer que es la piratería, tenemos que se vendieron uno o más ejemplares de nuestra obra”.

Ahora voy a volver al punto con el que inicié toda esta entrada, @ruleiro decía que entre comprar un CD y bajarlo es mejor bajarlo ya que te ofrece una calidad (ojo, calidad en sonido, calidad técnica) igual que la del CD, sin embargo cuando Chetes habló del vinil (esa calidad llámenosla, subjetiva), es calidad que no ofrece un medio digital como podría ser un mp3, es valorada como algo superior que merece la pena ser comprado.

A lo que quería llegar es a este punto, la calidad (la subjetiva) nos lleva a valorar las cosas en un nivel superior, nadie me podrá decir (bueno eso espero) que entre Pearl Jam y Creed no hay un abismo de calidad, donde el segundo es una vil copia del primero y donde el primero ha innovado mucho más que el segundo y tiene una mejor calidad en cuanto a canciones, producción, edición, interpretación, etc.

O que entre una película como “Alvin y las Ardillas” o incluso “Avatar” (lo siento no se me pudo ocurrir algo mejor) y “UP” o “Fantastic Mr. Fox” (Las últimas dos, películas de animación que me sorprendieron y que recomiendo ampliamente), también hay un abismo, siendo que las primeras dos (con todo y los millones que se pudieron haber gastado en su producción) no le llegan ni a los talones en historia, guión, argumento, desarrollo, complejidad de los personajes, etc. a las dos últimas.

Entonces qué es lo que pasa, que desde el punto de vista de la calidad de un producto (calidad subjetiva) yo prefiero mil veces comprar (original y legalmente) una película como “Fantastic Mr. Fox” a una película como “Avatar”, porque, porque ahí si entiendo que el valor agregado de esa calidad vale la pena para que yo remunere al autor (que aquí vuelvo al punto de quién es el autor, pero bueno no ahondaré ya que se suelta la polémica loca jeje) por su obra.

En resumen, puedo encontrar que en “la industria” hay dos tipos de “calidades”:

Una calidad que me gusta llamar técnica, basada justamente en los avances de TECNOLOGÍA, pero que no pasa de ser simplemente una herramienta. (Desde este punto de vista “Avatar” es excelente en cuanto a calidad técnica)

Y otra “calidad” que me gustaría llamar subjetiva, en la cual encontramos rasgos que diferencian a la obra en cuestión de las demás producidas casi casi “en serie” y que le confiere un valor “meta monetario” que hace que una persona se decida a comprarlo porque representa algo especial para ella.

Sobre este último punto, pes pido que reflexionen y que se den cuenta que todos hemos hecho algo de lo que les voy a describir a continuación:

Tengo un buen amigo (un saludo para el buen Solaris que escribe en “El Industrial México”, el es un férreo defensor de los derechos de autor, sin embargo el otro día reconocía que él de vez en cuando compra películas piratas, pero que si le gustan (nuevamente la calidad subjetiva) las compra originales.

Lo mismo pasa con los libros, me pasó a mí con el libro de los “5 ensayos en contra…” y en general, si lees una novela y te gusta la compras, si se trata de esta industria “de plástico”, entonces lo más probable es que lo bajes (sin importarte si es legal o ilegalmente, pues no le das ese “valor agregado” de calidad), lo uses y lo deseches.

Espero que con esto no se desate nuevamente la polémica, pero de ser así, pues bienvenida.

Saludos.


Pues como hoy es “dominguito de flojera” les traigo unos cuantos documentos que hablan sobre FOSS, sin embargo a diferencia de otras veces, en  esta ocasión no todos estarán en mi página de Documentos, la razón, que pertenecen a la editorial O’Reilly, editorial que tiene varios títulos relacionados con el software libre y su filosofía (además de libros de informática en general) y que por lo mismo, pone a disposición de sus lectores los textos en su página de internet, por lo que preferí enlazarlos directamente ahí, espero que les gusten:

Test Driving Linux: es un libro destinado a usuarios más nuevos, guía paso a paso a aquellos usuarios que no se han atrevido aún a entrar de lleno en Linux, cuentan cómo enviar correos, cómo usar OpenOffice, entre muchas otras cosas, es decir, cómo usar aplicaciones de nivel básico.

El siguiente libro es Open Sources 2: en este libro se habla sobre el impacto que ha causado el código abierto sobre la industria del software, otros mercados y la propia sociedad.

Ha sido escrito por varias personas muy conocidas en el mundo del código abierto como:

  • Jeremy Allison uno de los creadores de Samba y que actualmente sigue desarrollándolo;
  • Ben Laurie uno de los fundadores de Apache Foundation;
  • Michael Olson desarrollador de Emacs MUSE;
  • Matt Asay COO de Canonical;
  • Danese Cooper fue Open Source Community Builder de Sun y actual CTO de Wikimedia;
  • Chris DiBona Open Source and Public Sector Engineering Manager en Google;
  • Mark Stone ¿por dónde empezar? O’Reilly, SourceForge, VA Linux, …

Como ven un libro bastante completo.

El siguiente sí está para descarga directa desde mi página de Documentos se trata del libro “After the Software Wars” de Keith Curtis quien fue programador de Micosoft durante muchos años y que una vez que salió se dedicó al mundo del software libre.

Bueno espero que les hayan gustado, recuerden que pueden encontrar más textos que hablan sobre software libre en mi página de Documentos.

Saludos.

Visto en | Muy Linux


Estamos en el año 2096 y este texto habla sobre los antecedentes de la “Revolución Lunar” que se llevó a cabo a mediados del siglo XXI.

Tenemos a 2 personajes principales: Dan Halbert y Lissa Lenz, ambos estudiantes de nivel universitario, Dan se enfrenta ante un terrible dilema, prestarle o no su computadora a Lissa, esto que ahora mismo para nosotros podría no parecer un dilema, sin embargo, en este hipotético (aunque no muy irreal) futuro, el control sobre las computadoras es muy fuerte, hay autoridades que se dedican a rastrear piratas, a vigilar a los usuarios y sobretodo a vigilar el cómo utilizan el contenido al que por cierto, nadie puede tener acceso a menos que se pague una licencia por su uso.

Este es el gran dilema de Dan: compartir su computadora (con el potencial riesgo de ser expulsado de la universidad, en el mejor de los casos y en el peor, acabar en la cárcel, acusado de múltiples delitos de piratería) o no compartirla (con lo que quizás Lissa repruebe sus materias pues su computadora está averiada y esa es la razón por la que le pide a Dan la suya, pues confía en él).

Esta es la temática central de este ensayo-novela-ficción-realidad (como se llame) de Richard Stallman en el cual a través de esta sencilla historia, nos hace ver el problema al que nos estamos enfrentando hoy en día respecto al derecho de leer, pues algunas de las “autoridades” o “entidades policiacas” de las que habla el ensayo son muy reales.

En esencia este ensayo futurista no hace sino criticar las propuestas a favor del copyright en la lectura (y en otros ámbitos también como el software), en el cual las más beneficiadas son las editoriales y no los autores y lo más afectados al fin son los usuarios o lectores pues ven el conocimiento (los libros y el software son eso, conocimiento) sesgado y dividido, incluso “elitisado”, es decir, la lectura se está volviendo cada vez más un artículo de lujo en lugar de ser un bien público, con las terribles consecuencias que esto conlleva para un individuo (como se relata con el dilema de Dan) o viéndolo de manera más general para una sociedad.

Al respecto de este último punto puedo decir que países como el nuestro (México) se ven terriblemente afectados por esquemas como el del copyright pues hacen inaccesibles para la mayoría de la población el acceso a la lectura (como es el caso de la lectura) o la tecnología como se da con el caso del software privativo.

Creo que este es un gran ensayo para comenzar a criticar el copyright, no como un método de “protección para los creadores de contenido” (como nos lo quieren hacer ver) sino como un medio de protección de los intereses de las grandes editoriales en el caso de los libros, de las grandes disqueras en el caso de la industria de la músical, de las grandes distribuidoras en el caso del cine y por su puesto en el caso de las grandes desarrolladoras de software, mismos que no necesariamente congenian con los intereses de los auotres o de los usuarios o consumidores.

Me gustaría hablar más sobre este ensayo, pero sería arruinarles la historia y al final creo que es importante que lean la hiostoria, todos los otros ensayos son más bien opiniones, el de Richard Stallman es el único que se plantea más como un cuento (con mucho mensaje político y social) y como tal contarles toda la historia, sería como contarles el fin de una película.

El ensayo no pasa de las 15 cuartillas, yo lo leí en el transcurso de metro Universidad a metro Zapata (5 estaciones) así que no es nada pesado, es muy digerible y la historia de Dan y Lissa lo hace muy llevadero, por lo que no hay escusa de tiempo o esfuerzo que valga, en verdad lo recomiendo mucho.

En los siguientes post’s iré opinando sobre los otros ensayos, los cuales también giran alrededor de la crítica al copyright como método de protección a los autores, el siguiente es uno de los dos ensayos del colectivo Wu Ming titulado Copyright y Maremoto.

Este y los otros 4 ensayos del libro “Cinco Ensyaos Combativos en Contra del CopyRight” los pueden encontrar para su descarga libre y gratuita en mi página de Documentos.

Saludos.


Hace unas semanas gracias a nuestro infiltrado en la facultad de Economía jajaja @Mantium11, supe de la existencia de un libro sumamente interesante de Tumbona Ediciones que pertenece a una serie de pequeños libros llamada Versus, en esta serie se dedican a hablar y desmitificar (de la mano de expertos) diversos temas que van desde la homofobia, pasando por el amor y la alegría de vivir, hasta en contra de los no fumadores.

Pues resulta que el “Round 10” (así se llama cada uno de estos libros de la serie Versus) se trata de 5 ensayos combativos en contra del CopyRight y los autores son:

  • César Rendueles
  • Kembrew McLeod
  • El Colectivo Wu Ming (Colectivo sin nombre o 5 nombres) y
  • Richard Stallman

Yo sé que para algunos con sólo mencionar a Stallman ya se les mojó un poco el pantalón jajaja pero la verdad es que estos 4 autores (bueno los del colectivo Wu Ming son 5) valen mucho la pena, hoy compré el libro y ya me eché dos de los ensayos y les puedo decir que están muy buenos, en estos días iré haciendo un post para cada “Round” con mis impresiones y comentarios.

Pero la historia no se queda ahí, ya que me comprometo a que entre Martes y Miércoles de esta semana que viene, suba al blog en formato .pdf los 5 ensayos de este libro, esto lo puedo hacer sin temor a ninguna restricción ya que como buen libro en contra del copyright (haría mal si no lo hiciera jeje) tiene el permiso para reproducir totalmente la obra, siempre y cuando no se lucre con su contenido y se mantenga la obra íntegra, así como todas las notas sobre su reproducción.

Por cierto si alguien quiere comprarlo de verdad es difícil, ya que hay pocos ejemplares, yo compré el último que había en la Gandhi que está frente a Bellas Artes, en el Centro, pero en ninguna otra librería de los alrededores lo tenían, el precio, $68 pesos mexicanos, chequé en las tiendas en línea de otras librerías como el sótano y el fondo de cultura económica y me parece que por lo menos lo tenían en catálogo, por lo que los invito a darse una vuelta por esas librerías para conseguirlo.

Ya por último y para dejarlos un poco picados, los dejo con la descripción de libro de la contraportada:

“Contra el copyright: El rostro de la industria cultural está cambiando en el mundo. Todos los días millones de personas se saltan las legislaciones sobre copyright, en parte porque se volvieron obsoletas o demasiado leoninas. La tecnología, y con ella una capacidad de reproducción sin precedentes, puso en jaque las barreras con las que se protegen las obras, a la par que develó la avidez de las multinacionales del entretenimiento, que vieron amenazados sus beneficios. Pero la cacería de brujas que se ha desatado es sólo una parte del fenómeno. La otra, más subterránea y corrosiva, apunta a redefinir las reglas de la relación entre producción y consumo de bienes culturales.

En este libro, cuatro escritores y activistas argumentan en contra de los esfuerzos corporativos por hacer de quienes intercambiamos libros, música, imágenes o códigos informáticos una clase más de criminales. A partir de los mismos principios que subyacen al copyright, propugnan porque se respeten los derechos de los autores sin restringir las libertades asociadas al disfrute de sus obras.”

Saludos.


Ya tenía rato que no subía nuevos wallpapers, los dos que pongo a continuación son los wallpapers “oficiales” de Moblin, como saben Moblin es una distro creada por Intel y ahora mantenida por la Linux Foundation que se basa en Fedora.

En últimos días me decidí a instalarla pero en mi lap, con resultados (en cuanto a rapidez) impresionantes, sin embargo por tener herencia de Fedora, he tenido numerosos problemas sobretodo con los códecs de audio y vídeo, sin embargo espero resolverlos pronto (si alguien sabe una manera sencilla de instalar los códecs de gstreamer por favor no dude en escribirla en los comentarios).

Como siempre pueden descargar estos y otros Walls desde mi página de Wallpapers.

Por otra parte, hoy también les traigo el número de Febrero de 2010 de la Revista Linux +, que este mes trae en portada:

  • KPI Infraestructuras de clave pública
  • Introducción a Mono
  • Linux en el Instituto (creación de servidores y correo)
  • Axis Virtual en Android

Todo esto y más en la revista de Febrero de 2010 de Linux +, la cual podrán descargar desde mi página de Documentos.

Saludos.