Posts etiquetados ‘5 ensayos combativos en contra del copyright’


Rumbo a mi trabajo siempre paso por una conocida zona del sur de la ciudad en donde hay varias librerías, pues bien, por un encargo que me hicieron pasé a visitarlas, mientras buscaba el libro del encargo pasé sin querer por la zona de libros de computación y tecnología y me sorprendió que en uno de los anaqueles principales estuviera un gran libro con el logo de Ubuntu y un título más o menos del estilo “La guía definitiva de Ubuntu”, como ustedes seguramente pensaran, me dirigí a ver de qué se trataba.

Lo hojeé y era un manual más de Ubuntu nada sorprendente, sin embargo ya que estaba en esa zona decidí buscar más títulos, me gustó ver que había muchos títulos orientados no solo a Ubuntu sino a la administración de los SO’s GNU/Linux en general, había desde los “Manuales básicos” pasando por las “Biblias de tal o cual distro” hasta los clásicos “Manual avanzado de administración en Linux” y cosas por el estilo.

Después de un rato y después de haberme infartado por los precios de todos esos libros (el más barato andaba en $800 y traía un disco de Ubuntu 7.04 imaginen los otros libros más actuales en que precio andaban), se me prendió el foco y sólo por curiosidad, decidí revisar las licencias de uso de los libros.

Cual sería mi sorpresa que no solo ninguno tuviera una licencia tipo copyleft, sino que además los términos de uso de esos libros en particular traían advertencias que al menos yo no había visto tan explícitas en ningún otro libro.

(más…)

Anuncios

Ya nos lo adelantaba ayer Erik Rogel de Piensa GNU/Linux, al parecer se filtró en la red parte del ACTA, para quienes no lo sepan el ACTA es el Anti-Counterfeiting Trade Agreement (Acuerdo Comercial Anti Falsificación) y es un acuerdo internacional que se ha venido negociando los últimos 3 años en secreto por varios países del mundo (entre los cuales desgraciadamente se encuentra México), el asunto con este acuerdo es que es un verdadero violador de derechos pues entre sus múltiples aplicaciones están las de cerrar páginas web y blogs con contenido “ilegal” criminalización de internautas, violación a la privacidad y otras múltiples violaciones a derechos fundamentales, de hecho se relaciona bastante con la Ley Sinde española de la que he hablado en días pasados.

El asunto como les decía era que una parte de este acuerdo secreto (cada vez que pienso en el ACTA siento que me estoy volviendo un poco paranoico y conspiratorio jajaja, pero lo peor es que es cierto) se filtró de alguna forma y fue a caer en las manos de aquellos a quienes el ACTA a jurado destruir.

La noticia voló como pólvora y ya en varios blogs he visto la nota, al respecto debo decir que si bien no he leído el texto completo (56 páginas de acuerdos legales no se leen tan fácilmente) porque no he tenido tiempo, sin embargo puedo decirles una cosa, ese no es ni el ACTA completo ni una prueba de lo que será firmado en el futuro.

El archivo que se filtró es lo que se conoce como una Minuta de Negociación y básicamente es un documento con control de cambios en el que los representantes de cada país hacen sus anotaciones sobre lo que se está negociando, yo lo sé porque manejo esos documentos en mi trabajo todos los días (no los del ACTA no se vayan a confundir jajajaja), el asunto es que estos documentos pueden cambiar totalmente y a mí esto de que “se filtró” se me hace más como “atole con el dedo” de los propios negociadores del ACTA para mover las aguas de la blogósfera y desviar la atención, pero bueno habrá que revisarlo con más detalle.

Otro punto, por lo poco que revisé y por mis conocimientos en este tipo de documentos, esto como les dije no es el “documento legal” son sólo anotaciones de los diversos países sobre el “contrato original” de hecho si se fijan las participaciones de los representantes de México (caracterizadas con las siglas MEX) casi todas son preguntas del tipo, “quién es el beneficiario del contrato”; ¿cuáles serán las penalizaciones para esto o el otro? y así.

Creo que habrá que esperar más para saber algo más concreto del ACTA, por el momento hay que leer y difundir esto, de todos modos y a pesar de mis dudas sobre el documento, pienso revisarlo y haber si en unos días les tengo noticias.

Mientras les recuerdo que este documento así como muchos otros de mayor interés están en mi página de Documentos, de hecho si quieren “aclimatarse” en estos asuntos, les recomiendo primero que le den alguna hojeada a cualquiera de los 5 pequeños ensayos del libro “5 ensayos combativos en contra del copyright”.

Saludos.


Estas son las normas restrictivas que tenía la edición electrónica de “Alicia en el país de las maravillas” hecha por Adobe:

  • Ningún fragmento del libro puede ser copiado en el portapapeles.
  • Queda prohibido imprimir este libro.
  • Este libro no puede ser cedido a terceros.
  • Este libro no puede ser leído en voz alta.

Sólo después de que la asociación Americana de Ciegos alzó la voz para que se quitaran las restricciones relativas a leer en voz alta, el Congreso norteamericano revisó el caso y quitó esa restricción (bastante idiota por cierto).

¿Por qué actúa así la industria del copyright?, ¿cuáles son las motivaciones? En este ensayo de Kembrew McLeod (por cierto de los mejores del libro junto con el segundo de Wu Ming 1) se nos cuenta la historia del copyright pero vista desde el punto de cómo las nuevas tecnologías siempre han sido consideradas una amenaza para la industria del copyright y demostrando cómo en cada ocasión, estas nuevas tecnologías más que corroer la industria han ayudado a reorganizarla para generar mayores riquezas.

Sin embargo, regresemos un poco antes de seguir, McLeod hace referencia al caso de los libros, en este caso en “los viejos tiempos” una persona podía comprar un libro y literalmente podía hacer con él lo que quisiera, desde subrayarlo, pasando por fotocopiarlo, hasta regalarlo o cederlo a un amigo, esto se apoya en lo que los abogados llaman “Doctrina de primera Venta” que no es sino el derecho a usar un objeto como tu quieras por el simple hecho de que ya pagaste por él.

Bueno, en los “tiempos actuales” esto no pasa, cada vez la Doctrina de primera venta queda relegada para dar paso a las modernas concepciones del copyright en el que cada “nueva” copia debe tener un copyright impreso y por lo tanto se debe pagar por los derechos del mismo, de ahí el ejemplo que se pone al inicio con el clásico deLewis Carroll, en el que por cada nuevo usuario con acceso al libro de “Alicia en el país de las maravillas” se tenía que pagar la cuota de copyright (como si se hicieran nuevas copias) todo esto a pesar de que el copyright de Alicia, venció hace ya mucho tiempo (dudo que Carroll se levante de la tumba a cobrar las regalías por sus obras jeje).

Otro ejemplo en el que McLeod demuestra que la Doctrina de la primera venta está en franca extinción es el caso de la canción subastada:

Es la historia (por cierto real) de un tipo que compró “legalmente” una canción desde la tienda de iTunes y después la subastó en e-Bay, al poco tiempo los administradores del sitio de subastas retiraron la canción argumentando que se estaban violando los derechos digitales del archivo (los DRM de los que les hablé en la entrada anterior), con esto se demuestra que la industria del copyright busca tener cada vez más control y ofrece cada vez menos por nuestro dinero.

Sin embargo ¿porqué funciona así la industria del copyright? McLeod responde que ese es el comportamiento de la industria y que este se ha visto en distintos momentos de la historia del hombre.

El primer ejemplo del que habla es el del fonógrafo, cuando se creó se dijo que acabaría con la industria musical, ahora sabemos que no desapareció y los que sí desaparecieron fueron aquellos compositores que se negaron a utilizar esta nueva tecnología; más tarde se pensó que la radio acabaría con la industria pues si todos oían música gratuitamente no tendrían porque comprar los discos y por lo tanto la industria iría a la quiebra (algo muy parecido a lo que escuchamos ahora con Internet no creen?); lo mismo con la videocasetera, la televisión por cable, los cassettes, etc. a lo que quiere llegar McLeod con todos estos ejemplos es que en distintos momentos de la historia de la humanidad (principalmente desde principios del siglo pasado) las nuevas tecnologías han sido vistas con recelo por las diversas industrias de distribución de contenido y de protección de propiedad intelectual.

En algunos casos las pujas de la industria por acabar con estas nuevas tecnologías han rendido frutos (como en el caso de los cassettes) pero en los casos de la televisión por cable, la radio, las videocaseteras, los reproductores de DVD, etc. se ha demostrado que al contrario de lo que la industria cree, estas nuevas tecnologías han sido mecanismos que han ayudado a distribuir su contenido generando ventas cada vez más grandes.

Uno de los ejemplos que más me gustaron y que demuestra esta teoría es el caso de los ejecutivos de Disney quienes se oponían fuertemente a las videocaseteras y los vídeos caseros pues su argumento era que gente que no había pagado por ver sus películas podría verlas, o que si la gente podía verlas sin pagar por cada vez que la vieran esto repercutiría fuertemente en las ganancias de la compañía, sin embargo se demostró (y creo que muchos de los lectores se sentirán identificados con esto) que el ver las películas de Disney una y otra vez generó mayor consumo por parte de niños y adultos de juguetes, y productos alusivos a dichas películas mejorando considerablemente los ingresos de la compañía.

En este mismo tenor hay varios ejemplos y en todos encuentro la constante de la que hablaba Wu Ming 1 en su momento: “mientras más se exhiba y se distribuya tu producto, más gente lo conocerá y seguramente más gente lo consumirá”.

Sin embargo, a pesar de que el texto de McLeod es rico en ejemplos y en datos obtenidos de implicados en los procesos de creación y distribución de contenidos, el caso que me pareció más interesante fue el de la televisión por cable ya que en un inicio, las grandes televisoras estadounidenses se opusieron fuertemente a las compañías que ofrecían televisión por cable, argumentando que robaban su señal y la reproducían sin pagar los correspondientes derechos (al respecto McLeod hace un pequeño paréntesis y pregunta ¿quién es el autor de un programa de televisión o de una película? los guionistas, los productores, los actores? esto demuestra algunas de las brechas que hay en el concepto de “autor” hoy en día y que por supuesto también ponen en entredicho el papel del copyright como defensor de dichos derechos), pero volviendo al caso, las grandes televisoras llevaron a juicio a las compañías “cableras”, la solución fue lo que pareció lo más interesante ya que se podría aplicar al caso de Internet y la difusión de contenidos.

La respuesta fue la creación de una licencia libre, es decir que se estableció una cuota fijada por alguna autoridad y que tenían que pagar las “cableras” a las televisoras, de esta manera las “cableras” pagaban los derechos de autor y evitaban las preferencias y prácticas monopólicas de las televisoras y las televisoras recibían un pago justo por sus contenidos.

Digo que esto podría aplicarse de la misma manera a Internet, estableciendo una cuota fija que se anexaría al recibo de pago del servicio de Internet y así todos ganarían, aunque bueno parece ser que este futuro aún se ve lejos.

Como ven el texto de McLeod demuestra varias cosas, la primera que la industria del copyright siempre ha presentado el mismo comportamiento, mismo que es directamente proporcional a la aparición de nuevas tecnologías; segundo que a diferencia de lo que nos quieren hacer ver, entre más se distribuya un determinado producto (llámese un libro, un disco, una canción, un artículo, o lo que sea) se vende más y mejor y para esto Internet podría ser el nuevo rey de dicho modelo (si no es que lo matan primero); y tercero, la industria del copyright en la actualidad busca eliminar la doctrina de la primera venta en la que el comprador de un determinado bien realmente no es dueño de nada pues sus derechos sobre ese artículo son cada vez menos.

Sin duda un excelente ensayo que viene a cerrar con broche de oro el libro de los “5 ensayos combativos en contra del copyright”, sólo quisiera agregar que este ensayo así como los otros 4 y el glosario general (el cual le será muy útil a todos aquellos que no estén muy familiarizados con algunos de los conceptos más utilizados en el libro, como copyright, copyleft, software libre, open source y otros) pueden ser descargados libre y gratuitamente desde mi página de documentos.

Espero que con estas 5 lecturas haya sembrado la semilla de la defensa de los derechos de los usuarios, de los compradores pero sobre todo de los ciudadanos digitales de hoy, pues como sabrán en últimos días esos derechos han sido atacados y vulnerados y necesitamos gente consciente (pero sobre todo crítica) que le pueda hacer frente a estas amenazas como son el ACTA o la ley Sinde.

También espero que haya cambiado su percepción sobre el copyright, los derechos de autor y la propiedad intelectual ya que hoy en día también son tema que está en constante puja y cada vez más parece que la batalla de las grandes distribuidoras de contenidos vs nosotros los consumidores (o como a ellos les gusta llamarnos: piratas) está siendo perdida por los últimos.

Ya ahora sí para terminar no olviden dejar sus comentarios pues para mí son muy útiles pues me ayudan a ver otras perspectivas que nunca vería sin su ayuda.

Saludos.


Este podría no ser un ensayo, para ser más bien una investigación bien documentada, pues el trabajo que hace César Rendueles es del diseccionar el concepto de copyright para llevarnos en un viaje a los antecedentes históricos del surgimiento de este concepto (hace más de 3 siglos) hasta las “modernas” legislaciones sobre copyright que existen en nuestros días para finalizar con una crítica al modelo de “derechos de autor” y la propiedad intelectual que defiende el copyright en el que los más beneficiados son las casas editoriales, la industria musical y las grandes distribuidoras de contenido, en lugar de ser los autores.

¿Existe la propiedad intelectual? y si existe quien debe tener los derechos sobre esta, ¿los autores y creadores? ¿las distribuidoras?, sin duda este es un ensayo que nos incita a reflexionar, a pensar en los distintos enfoques que existen no sólo sobre el copyright sino sobre la propiedad intelectual y sobre los verdaderos derechos de los autores.

¿Cuál es el surgimiento del copyright? para responder esta pregunta César viaja al momento de la creación de la imprenta un momento histórico para la humanidad y para la difusión del conocimiento pero también el momento en el que comienzan las primeras pujas por el control de esas nuevas tecnologías. lo que demuestra César Rendueles es que el mismo origen del copyright no es sino un orígen de control político y de lealtad, es decir, las primeras legislaciones para “defender los derechos de los autores” no eran sino métodos mediante los cuales se controlaba políticamente a los escritores y se defendía a los dueños de las imprentas de otros dueños de imprentas.

Lo triste de todo esto es que el panorama no ha cambiado casi nada, ya que antes de defender los derechos de autor, el copyright se alza más como un protector de los intereses económicos y comerciales de las distribuidoras del contenido, relegando a los autores, todo esto bajo el vago argumento de que la única motivación de un autor (o creador) para seguir haciendo su trabajo es la remuneración económica.

Al respecto no podría estar más que en desacuerdo pues si bien yo no soy un escritor famoso ni un gran creador de arte (ni nada que se le parezca) me niego a pensar que lo que escribo en este blog lo hago por un interés económico, en ningún momento he recibido remuneración económica de ningún tipo por lo que hago con este blog, mucho menos lucro con el mismo entonces ¿qué me motiva a hacerlo? creo que para responder a esta pregunta tendría que hacer una gran reflexión pero definitivamente puedo decir que es un gusto escribir y ser escuchado, saber que te leen muchas personas de distintas partes del mundo y que estas pueden opinar igual que tú o diferente pero el hecho es que juntos (yo y todos los que leen este blog) generamos algo, llámenlo conocimiento, reflexión, análisis, desinformación lo que sea, el chiste es que creamos algo y a mí con eso me basta para seguir escribiendo.

Sé que tal vez esto no es una generalidad, quizás yo sea un loco, tal vez, pero mientras siga habiendo locos a los que les interese más compartir antes que restringir, el conocimiento seguirá fluyendo de la misma forma en que lo ha hecho desde el inicio de los tiempos del hombre.

Bueno creo que ya me debrayé bastante, les recomiendo mucho el texto de César Rendueles el cual pueden descargar libre y gratuitamente desde mi página de Documentos.

Saludos.


Mientras muchos discuten sobre la ubicación de los botones en Ubuntu o por lo nuevos colores, o por cuanta tontería se les ocurra, están ocurriendo cosas importantes en el terreno de los derechos de los usuarios de Internet.

Hoy se aprobó en España la llamada “Ley Sinde”, que es parte de la propuesta de una nueva ley del gobierno español, mejor conocida como la LES “Ley de Economía Sostenible”, básicamente y por lo que me he podido enterar en Welinux, y otros sitios se trata de una ley que viola muchos derechos de los usuarios de internet, ya que pretende cerrar sitios web (blogs, wikis, páginas, etc.) que contengan “contenido ilegal, en sólo 4 días, e incluso meter a la cárcel a los responsables (claro dependiendo del tamaño de las “agresiones”).

Todo esto me lleva a los temas de los que he hablado en estos días (el copyright; los derechos de autor y la libertad en internet) y refuerzan lo que se ha dicho hasta ahora.

Este tipo de “leyes” y propuestas como el ACTA, no son más que defensoras de intereses de particulares y no de los autores como nos lo quieren hacer ver.

También les informo que si quieren apoyar a nuestros hermanos españoles en contra de esta ley, chequen el Manifiesto “En defensa de los Derechos de los Usuarios de Internet” del que les había hablado ya hace tiempo.

Si tienen página de internet, un blog o cualquier medio de difusión hagan ruido, quizás esto pasa hoy en España, pero nada impide que se propague a más partes del mundo, incluso aquí en México ya tenemos antecedentes de propuestas como esta (el ACTA es claro ejemplo de esto), así que internautas del mundo uníos, porque nuestros derechos están siendo violados.

Por cierto en caso de que no quieran abrir otra ventana del navegador, mejor les dejo aquí el Manifiesto:

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Saludos.


Desde de mi punto de vista, el mejor de los 5 ensayos del libro “Cinco ensayos combativos en contra del copyright”, tal y como su nombre lo indica, es el esfuerzo de Wu Ming 1 de explicar de manera sencilla qué es el copyleft y porqué es un verdadero método de protección del autor a diferencia del copyright.

En este ensayo Wu Ming 1 continúa un poco con la misma lógica del texto pasado “CopyRight y Maremoto” sin embargo aquí desarrolla de mejor manera el copyleft, pero vayamos por partes. El ensayo inicia con una pregunta recurrente que le hacen al colectivo Wu Ming “¿si cualquiera puede copiar sus libros sin necesidad de comprarlos, de qué comerán ustedes?” Wu Ming responde que esta pregunta es generada por la ignorancia que hay respecto a los verdaderos derechos de los autores y afirma que copyright y derechos de autor no son sinónimos de la misma manera que tampoco existe una contraposición entre derechos de autor y piratería. Para explicar de mejor manera esa respuesta, Wu Ming 1 expone su experiencia personal en el caso del colectivo Wu Ming y la manera en la que distribuyen sus textos.

Todos los libros del colectivo Wu Ming se publican con la siguiente leyenda: “Está permitida la reproducción total o parcial de esta obra y su difusión telemática siempre y cuando sea para uso personal de los lectores y no con fines comerciales”, esa leyenda se basó a su vez en el concepto de copyleft que fue una de las grandes aportaciones del movimiento del software libre, como he mencionado en anteriores ocasiones el concepto de copyleft así como las licencias “libres” han trascendido del plano de la creación de software para extenderse a casi todas las ramas de la creación (música, arte, libros, etc.).

El copyleft no es más que un concepto (me gustó mucho la manera en la que lo explica Wu Ming 1), el copyleft es como “darle una vuelta al copyright, como si se tratara de un calcetín” y en vez de funcionar como barrera, sirve como garantía de los derechos de los autores. Pero ¿de qué manera? Muy sencillo, si tú colocas en tu obra (libro, canción, disco, escultura, cuadro, pintura, texto, ensayo, etc.) un signo de copyright, tú eres el propietario, ese hecho te otorga poderes para decir que tú puedes hacer con esa obra lo que te plazca (copiarla, difundirla, modificarla, etc.), ahora bien, las otras personas que obtienen tu obra, no tienen derecho a impedir su libre circulación, es decir, no le puede poner copyright a esa obra pues ya tiene un copyright (el tuyo) y de no respetarlo ahí si te cae todo el peso de la ley.

Si no lo entendieron muy bien aquí les va: el copyright que conocemos le imprime “nuevos copyright” a cada copia de la obra, es decir si la editorial que hace un libro ya pago “los derechos de autor por la obra” esa editorial al venderte el libro vuelve a “cobrar” esos derechos de autor, es decir, tú aunque compres el libro (y seas técnicamente dueño de él) no tienes derecho a copiarlo, distribuirlo, modificarlo, etc. (pues violas el copyright).

Mientras tanto el copyleft es diferente, ya que existe un solo copyright (el del autor), la obra se difunde libremente y mientras no haya ánimo de lucro todo está bien, en el momento en el que alguien quiere lucrar con tu obra, en ese momento el autor (no la editorial, no terceros) ejerce sus derechos de autor pues es justo que si alguien obtiene ganancias por tu trabajo, te de lo que te corresponde.

Ahora bien volviendo a la lectura, Wu Ming regresa a la pregunta inicial ¿no estamos perdiendo dinero? Ahora con lo que sabemos, Wu Ming responde que absolutamente NO. Y para fundamentar esta respuesta tajante, nos introduce en su experiencia profesional:

La lógica “copia pirata = ejemplar no vendido” es errónea, el colectivo Wu Ming tiene una novela “Q” (la cual según un buen amigo, es muy buena por lo que la recomiendo), esta novela se puede descargar gratuitamente desde hace varios años y sin embargo hasta el momento de la edición del libro iba en la 12ª edición con más de 200,000 ejemplares vendidos. ¿Por qué sucede esto?

Según Wu Ming 1 esto se puede explicar con un sencillo ejemplo, el cual tomaré de manera textual del libro:

“Un usuario X se conecta a su sitio (que por cierto es http://www.wumingfoundation.com) y descarga una de sus novelas. Si lo hace desde su trabajo o en la Universidad puede que no le cueste ni un centavo. X lo lee y le gusta. Le gusta a tal grado que decide regalarlo (o comprarlo para sí) y, por supuesto que no puede presentarse a una fiesta con un engargolado de copias. De modo que va a la librería y lo compra. Entonces tenemos “una copia pirateada = un libro vendido””

Ahora bien supongamos que X se lo regala a más personas entonces tenemos que “un ejemplar pirateado = a varios libros vendidos”

Otro ejemplo que pone Wu Ming 1 y que es un caso que me pasó a mí (con lo que se confirma su lógica) es que yo no conocía el libro de “los cinco rounds…” lo conocí a través del buen Adrían, bueno de @Mantium11, se supone que me lo iba a pasar, pero como lo veo pocas veces en la semana (y como me “vendió” que el libro estaba muy bueno) entonces decidí ir a comprarlo, entonces para este caso en particular fueron dos libros vendidos por ninguno “pirateado”.

Como ven este es el mismo modelo que sigue el software libre y este modelo protege al autor y reprime al copyright, el concepto de copyleft aún no es muy conocido sin embargo lo vemos cada día en más lugares como obras literarias, software, arte y otros ámbitos más, espero que con esta explicación del copyleft cortesía de Wu Ming 1 tengan otra visión sobre las implicaciones del copyright como medio de represión del conocimiento.

Saludos.


Un maremoto se aproxima si no es que ya están ahogándose) hacia las grandes editoriales, a las disqueras y a las empresas desarrolladoras de software cerrado, ese maremoto se llama (o más bien la llaman) piratería.

En este texto Wu Ming 1 nos hace ver que el copyright no existió sino hasta hace apenas 2 siglos (y como lo conocemos ahora, hasta la década de los 70 del siglo XX), si hubiera existido antes, quizás obras tan importantes como la Iliada, la Odisea, la Biblia, Gargantua y Pentagruel, etc. nunca se hubieran creado pues al fin y al cabo la manera en la que el conocimiento se distribuye es por medios que hoy en día el copyright nos quiere hacer ver como ilegales, es decir, el plagio, la ósmosis, la mezcla, el contagio, etc. son formas por las que se disemina el conocimiento pues nadie es dueño del conocimiento en el sentido en que puede limitar su propagación.

Wu Ming 1 también critica al copyright como un medio de control que ha sido rebasado por las nuevas tecnologías y por los nuevos medios de comunicación, pues todos los días millones de personas violan, rebasan, burlan o evaden el copyright, es cómo si una ola gigante fuera directamente contra una pared hecha de palillos no puede ser detenida.

En este blog ya he hablado sobre la piratería sin embargo la forma en la que Wu Ming 1 aborda el tema me parece innovadora, es decir tomar el concepto de piratería sin valorarlo jurídicamente y entenderlo como un acto que ha venido realizando la humanidad desde los inicios de la historia, el plagio, la mezcla como parte del proceso creativo, eso es muy interesante.

Vuelvo a recomendarles este excelente libro en el cual aparte de este ensayo de Wu Ming 1 hay otros 3 ensayos de Richard Stallman, César Rendueles y Kembrew McLeod.

Recuerden que el libro (así como este ensayo en particular) puede ser descargado libre y gratuitamente desde mi página de Documentos.

Saludos.