Posts etiquetados ‘Restricciones’


Si estas buscando el contenido de este post, ahora lo puedes encontrar aquí:

http://www.libertadzero.com/2010/10/12/mexico-casi-fuera-de-acta/

Recuerda que nos mudamos a http://www.libertadzero.com

Saludos.

Anuncios

Hace no mucho les expliqué cómo insertar vídeos de Vimeo en WordPress, sin embargo siendo honestos no había mucho que contar sobre Vimeo… hasta hace unos días, y es que según leo en Genbeta ahora podemos aplicar licencias de Creative Commons a los vídeos que subamos en este servicio.

Cada vez que escojamos subir un vídeo a Vimeo veremos que en el apartado deLicense se incorpora toda una serie de opciones para aplicar una licencia Creative Commons a nuestro vídeo. Con éstas, podremos controlar el uso y distribución de nuestras obras que será siempre de reconocimiento y/o: no comercial, con la prohibición de obras derivadas y redistribución bajo la misma licencia.

Además de esto, cualquier usuario de Vimeo podrá ver también a partir de ahora qué tipo de licencia posee un determinado vídeo.

Sin duda este tipo de agregados son positivos pues le dan a la comunidad más herramientas para poder producir y/o distribuir nuestros vídeos con un modelo alternativo al común, en el que generalmente se nos incita a no poder compartir debido a que esto es visto como “ilegal”.

Saludos.


El fin de semana de manos de una buena amiga me llegó un artículo de El País (conocido diario español de circulación internacional), cuando lo leí no me sorprendió del todo pues sabía que era cuestión de tiempo para que “la Industria” metiera sus narices en las Universidades, el caso que a continuación les comento se da en España, pero bien podría darse en cualquier país por lo cual tenemos que preocuparnos.

Para quienes no lo sepan CEDRO es el Centro Español de Derechos Reprográficos, algo así como la SGAE de los libros en ese país, CEDRO supuestamente representa a unos 17,000 autores y a más de 1,500 editores, además, tal y cómo lo pueden encontrar en su página de Internet ConLicencia.com, su misión es la de “representar y defender los legítimos intereses de autores y editores de libros, revistas, periódicos y partituras, facilitando y promoviendo el uso legal de sus obras”. Como ven CEDRO se encarga de vigilar (hasta cierto punto) que no haya violaciones a los derechos de las obras gráficas, aunque desconozco sus límites de acción.

Ahora bien la nota de la que les hablaba al principio decía que CEDRO está sugiriendo que se tomen acciones legales contra los responsables universitarios si no regularizan la difusión masiva de todo tipo de obras: literarias, científicas, técnicas, etc.

(más…)


El 20 de mayo de 2010 en este blog, publiqué un post en el que hablaba sobre el Canon español, a saberse, el “Canon” (como se le conoce en España), son una serie de regulaciones que se encuentran en la Ley de Propiedad Intelectual Española que hacen que se pague una tasa o impuesto a todos los equipos que sirvan para almacenamiento digital y/o reproducción (copia) del mismo, es así como encontramos que en España por ejemplo una grabadora de CD’s tiene una tasa de 0.60€ (sesenta centavos de euro); o un reproductor de Mp3 3.15€ (tres euros con quince centavos).

Pero ¿porqué hacen esto en España?, pues lo hacen con el argumento de que todos estos dispositivos son suceptibles a la copia de información con derechos de autor y este impuesto funciona como una especie de retribución a los “autores” por todas las copias privadas no autorizadas que nosotros (“los terribles” y “voraces”) usuarios hacemos.

Esto lejos de ser una ley que proteja los derechos, en este caso de los autores afectados, es más bien una ley represora de la libertad y restrictiva con la distribución de conocimiento, además de que no beneficia a todos los autores sino sólo a lso que están afiliados a unas asociaciones (por cierto privadas, lo cual lo hace aún más grave, pues entidades privadas no deberían multar/cobrar/o lo que sea a los ciudadanos) como son la SGAE (Sociedad General de Autores y Escritores); la AIE (sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España) o; la AGEDI (Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales), pero bueno, si quieren saber más sobre el Canon español, los invito al post que hice específicamente sobre el tema.

Ahora bien, algunos se preguntarán, si eso pasa en España, a miles de kilómetros de aquí, a mí como mexicano ¿en qué demonios me afecta?, bueno pues, el Canon español en nada, sin embargo gracias a nuestros “trabajadores” diputados, bueno, uno en particular, Armando Jesus Baéz Pinal (armando.baez@congreso.gob.mx por si quieren contactarlo) Diputado Federal por el PRI de la LXI legislatura (o sea la actual), hoy en día se está discutiendo la propuesta de crear (casi a imagen y semejanza del caso español), un canon a la mexicana.

Pero ¿¿¿¿quién es Armando Baéz Pinal????

Según su página personal en el Congreso, en la trayectoria política de Armando Baéz Pinal podemos encontrar que ha sido integrante de la Comisión de Comunicación Política e Imagen del Distrito Federal; también ha sido Consejero Político Nacional; Secretario de la Comisión de Financiamiento del CEN y; Consejero Político del Distrito Federal; todos los cargos anteriores, perteneciendo a la bancada del PRI.

En cuanto a su educación, la verdad no entiendo cómo está el asunto, pues al parecer sólo tiene un nivel de escolaridad Medio Superior (o sea cursó hasta el bachillerato) y de ahí ha cursado un diplomado en Televisión y dos seminarios: uno en Derecho Laboral de Sindicatos y el otro de (algo debía de saber) Derecho de Autor y Conexo.

Sin embargo estos datos no nos dicen realmente quién es Armando Baéz Pinal, yo tampoco sabía quién era él, hasta que vi su foto y ahpi me vino a la mente un recuerdo un poco vago y una sensación de “haberlo visto en algún otro lado”, en efecto, después de un rato meditando, recordé perfectamente que Armando Baéz Pinal es (o era la verdad no sé si siga al aire) conductor de un programa dedicado a la música, que pasa por el Canal 4 de la televisión “abierta”, mejor conocido como “4Tv El Canal de la Ciudad” (Canal que creo sólo se ve en el Distrito Federal), el programa en cuestión se llama “Los Mejores Músicos.Com” ahhh y si creen que el nombre del programa es horrible, no se preocupen aún hay más, la producción (y miren que puedo hablar de producciones porque muchos de mis conocidos se dedican a eso) es terrible, parece que viajamos a los 80 y que estamos viendo el set de “Siempre en Domingo”, la primera vez que vi “Los mejores músicos.com”, pensé que estaban haciendo una especie de homenaje a Raúl Velázco o que estaban repitiendo los programas de “Siempre en Domingo”, en verdad y si no me creen ahora mismo mientras escribía este post, descubrí que tenían página de internet (por algo le habrían de poner el “punto com” ¿no?), pueden checarla, en cuanto entran aparece el intro del programa, si no los remite a las épocas de Raúl Velázco entonces simple y sencillamente no vivieron en los 80s.

Entonces Armando Baéz Pinal es conductor de ese programa, y en ese programa en los créditos aparecían menciones a ciertas asociaciones de músicos tanto del DF como de la república y Bingo!!! acertaron, Armando Baéz Pinal pertenece a varias de ellas, entre las asociaciones a las que pertenece (nuevamente, toda esta información según la página del Congreso) se encuentran:

  • Sindicato Único de Trabajadores de la Música del DF, en el que fungió como Secretario General
  • Sindicato Nacional de Trabajadores de la Música de la República Mexicana, en el que fungió como Secretario de Finanzas
  • Confederación de Trabajadores de México CTM, en el que fue Subdirector de la Sección Seis de la Federación de Trabajadores del D.F.
  • Sociedad de Gestión Colectiva EJE Ejecutantes, en esta sociedad fue tesorero Vocal

Además de esto, es Socio tanto de la Asociación Nacional de Actores (ANDA) y de la Asociación Nacional de Locutores, en la que cuenta con una certificación categoría “B”.

Como vemos, Armando Baéz Pinal cuenta con una larga trayectoria dentro de la Industria Musical y Artística y ahí podríamos encontrar las motivaciones que lo han llevado a proponer una cosa como lo es la propuesta de creación de un “Canon a la mexicana”.

Sin embargo ¿qué es lo que propone “el buen Armando”?, pues investigando un poquito más y metiéndome a las iniciativas que ha lanzado en el Congreso, me encontré con sus propuestas concretas, éstas son las propuestas número 20100427-X y la 20100427-XI, las pueden descargar haciendo click en los números o si lo prefieren desde mi página de Documentos.

Si no tienen tiempo de leerlas o de plano les da un poquito de hueva, aquí les dejo un pequeño resumen de cada una, tomado también directamente de la página del Congreso (pa que no me vayan a multar por no citar mi fuente jeje):

Proyecto de decreto que adiciona el Título VIII, el artículo 231 Bis y reforma el artículo 232 de la Ley Federal del Derecho de Autor:

Adicionar un Título VIII Bis denominado “De los Proveedores del Servicios de Internet”. Definir los conceptos de proveedor y usuario de servicios de internet. Establecer los requisitos para acceder a los citados servicios. Los proveedores de servicios de Internet, deberán contar con políticas de protección a la propiedad intelectual en la prestación de servicios a sus usuarios. Establecer que en los casos de violación a los derechos protegidos cometidos por usuarios del Proveedor de Servicios de Internet, el titular del derecho afectado podrá solicitar al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial o a la autoridad judicial, que notifique al proveedor que deberá avisar al usuario titular de la cuenta de la posible violación. Obligar a los proveedores de servicios de Internet a llevar un registro seguro y confiable de los datos relativos a las conexiones de sus usuarios, realizadas por medio de sus redes o servicios.

Proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley Federal del Derecho de Autor:

Prever que el fabricante en territorio nacional o el importador de equipos, aparatos, soportes, instrumentos técnicos, o cualquier otro medio sonoro, visual, audiovisual, que sean idóneos para almacenar, compactar, duplicar, reproducir o copiar cualquier tipo de obras literarias, artísticas, interpretaciones, ejecuciones, fonogramas, videogramas, producciones y/o transmisiones, protegidas, deberán pagar la tarifa establecida por concepto de licencia para la copia privada. Determinar las tarifas para el pago de regalía por la licencia de copia privada. Las regalías generadas por copia privada, se distribuirán conforme a las modalidades y medios de reproducción.

Como ven, la propuesta “formal” del Canon es la segunda, la 20100427-XI, es preocupante que un legislador presente este tipo de propuestas, sobre todo por lo que implica que haya una tasa o impuesto por un “supuesto”.

Es decir, el primer problema que le veo al CanonMX (al igual que al Canon Español) es que una ley no puede suponer las acciones de la gente, no puede prejuzgar y es justo lo que el CanonMX hace, para explicar mejor esto, les voy a poner el mismo ejemplo que usé cuando hablé del Canon Español:

En el Código Penal Federal, se establecen las penas para ciertos delitos, tomemos por ejemplo el “daño en propiedad ajena” (por favor abogados no se pongan necios con lo que digo, esto sólo es un ejemplo), ahora imaginen que quieren comprar un auto, sin embargo por extrañas razones alguien aprobó un impuesto por el concepto de daño en propiedad ajena.

Es verdad según las estadísticas, todos los días en nuestro país ocurren cientos, si no es que miles de accidentes en los que los automovilistas dañan propiedad ajena, ¿pero acaso esto es motivo para crear el impuesto a manera de retribución a todos aquellos que podrían o no ser dañados por los autos que se venden?

Verdad que suena tonto, verdad que no tendría sentido (por más estadísticas que demuestren que todos los días pasan), puyes para mí exactamente es lo que pasa con el CanonMx, es un impuesto (ahh por cierto lo había olvidado es del 8%) que prejuzga a todos aquellos que consumimos bienes informáticos que nos afecta, no sólo económicamente (por que los precios de dichos productos subirán) sino que nos afecta en nuestras libertades como individuos pero sobre todo como ciudadanos.

Otro aspecto que me vino a la mente cuando escribí el párrafo anterior, según Armando Baéz, el impuesto, no se trasladaría al consumidor, este impuesto lo pagaría “la Industria”.

De qué habla Armando, acaso no tomó clases de Economía (ohh lo siento lo olvidé, el buen Armando sólo llegó al Bachillerato, tal vez ahí esté el problema) bueno entonces si lee esto por favor entienda, las empresas no son tan buenas como usted cree, todos los costos de producción se trasladan invariablemente al costo final de los productos, entonces si a una empresa productora de alguno de los productos que estarían sujetos al CanonMx le cuesta más producirlos obviamente esto lo reflejará en el costo, para que sus ganancias no vayan a la baja. Eso señor diputado se ve en cualquier curso básico de economía, lo invito a que su próximo diplomado sea sobre eso.

Regresando al tema del CanonMx, otra de las cosas que me precupan es que en el caso español una de las grandes críticas que se le hacía o más bien se le hace a la ley 22/1987 (ese es el verdadero nombre de la ley que sustenta al Canon español) era que quienes recibían el dinero por el impuesto, eran entidades privadas, las mencioné al inicio de este post, son la SGAE (Sociedad General de Autores y Escritores); la AIE (sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España) y; la AGEDI (Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales). Y además de que son entidades privadas las que “recolectan” las ganancias del Canon, éstas, sólo reparten “el botín” entre sus miembros con lo que toda la idea de que el Canon protege “a los autores” es falso, porque número 1, no representan a la totalidad de los autores y número dos, no se beneficia directamente a los autores, se beneficia a los titulares de los derechos de autor que, desgraciadamente, la mayoría de las veces no son la misma persona.

Ahora bien, porqué puse la trayectoria de Armando Baéz, pues porque me llama la atención mucho su relación con asociaciones como la Sociedad de Gestión Colectiva EJE Ejecutantes o la Asociación Nacional de Actores (ANDA), asociaciones muy parecidas a las españolas (en cuanto al tipo de personajes que asocian) por lo que no sería tonto pensar que al ser miembro de estas asociaciones, esta trabajando en una agenda que beneficie a su gremio.

No tengo nada en contra de eso, todos los políticos lo hacen, lo que me inquieta es lo que propone y cómo afecta a una gran mayoría de la población.

Ahora bien, no me he metido en el asunto de la copia y lo que significa compartir en esta “era digital”, al respecto los puedo remitir a otros post en los que he hablado de eso y es que temas como este se vinculan directamente con otros como lo es ACTA a nivel mundial o Ley Sinde (nuevamente en España), Ley HADOPI en Francia, Ley Manzanero (por cierto ya aprobada aquí en México).

Sinceramente espero que no se apruebe (es más que ni siquiera llegue al pleno de la Cámara) esto del CanonMx, al respecto ya algunos legisladores se pronunciaron en contra y ya hay desde el jueves que se supo todo esto, un hashtag en Twitter sobre el tema, pueden seguirlo poniendo en el Twitter #canonmx

Espero tenerles más noticias pronto, también espero que haya aclarado sus dudas respecto al Canonmx y porqué necesitamos detenerlo, recuerden que yo siempre estaré a favor de las libertades antes que las restrcciones y esto no es una simple alternativa, es una necesidad.

Por cierto olvidé hacer una pregunta fundamental: ¿habrá pagado Armando Baéz los correspondientes derechos de autor por el “fusil” que le hizo a la ley española? yo creo que no. Ahí se los dejo para la reflexión, si alguien que defiende los derechos de autor se fusila un proyecto de ley, ¿qué podemos esperar de esa ley?

Saludos.


Imaginen que cuando compran un coche (de la marca que fuere) se les cobrara un pequeño impuesto por concepto de daños a terceros (es decir atropellamientos, accidentes mortales, daño en propiedad privada o pública, etc.).

Imaginen que compran un juego de cuchillos y que estos tienen un impuesto por ser considerados “armas letales”, por pequeños que sean estos impuestos, yo no estaría de acuerdo, ¿acaso vivimos en una sociedad como la descrita por la película “Minority Report” en donde ya se sabe cuáles son los crímenes que vamos a cometer? bueno estos ejemplos suenan un tanto extraños ¿no? pues eso es lo que hacen en España con el “canon digital”.

El canon digital o el canon por copia privada o la remuneración compensatoria por copia privada es una tasa aplicada a diversos medios de grabación y cuya recaudación reciben los autores, editores, productores y artistas, asociados a alguna entidad privada de gestión de derechos de autor, en compensación por las copias que se hacen de sus trabajos en el ámbito privado.

Entonces vayamos por partes, primero en la legislación de Propiedad Intelectual española se prevé el derecho a la copia privada (por copia privada se entiende toda copia que haga un individuo de una obra protegida por derechos de autor y que no se difunda colectivamente ni con ánimos de lucro) entonces si eso se prevé como derecho de los consumidores/usuarios/ciudadanos, porqué tendrían que pagar un impuesto por la supuesta (aquí está la clave, supuesta) realización de copias privadas.

Todos los días la gran mayoría de nosotros, hacemos copias privadas de lo que sea (libros, música, revistas, fotos, etc.), por ejemplo he comprado libros que por el valor económico o moral que tienen para mí, son imposibles de rayonear, marcar, doblar hojas o cualquier otra cosa, o qué me dicen de la música yo compro los discos de los artistas que me gustan (para que no haya polémica, los compro de manera legal) y cuando uno los “sube” a su biblioteca digital, (en iTunes, Rhythmbox, Song Bird o el reproductor que tengan), quiéranlo o no, están haciendo una copia privada, entonces ahí está la primera confusión del canon, si la ley de propiedad intelectual española permite la copia privada, ¿¿por qué hay que pagar un impuesto o tasa o cobro por hacerlo??

La segunda parte que llama poderosamente mi atención es la de las “entidades privadas”, cuando uno paga sus impuestos, éstos van a la administración pública, ¿por qué?, pues porque así nuestros impuestos llegan a las arcas del gobierno y este dinero sirve (en teoría jeje) para la realización de políticas públicas que velarán por los intereses de la ciudadanía (repito, en teoría).

Por qué en el caso de este impuesto, entidades privadas como la SGAE (Sociedad General de Autores y Escritores); la AIE (sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España) o; la AGEDI (Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales) tienen el poder de obligar a los consumidores a pagar, ¿quién les dio ese poder? ¿Con qué razón?, incluso aunque fuera una entidad gubernamental la que hiciera el cobro de este impuesto, yo seguiría poniendo el grito en el cielo, como dije antes la ley los ampara para realizar copias privadas (les da ese derecho) y por los derechos no se debe cobrar, o ¿apoco se cobra por el derecho a la vida? (por favor pónganse serios con esto último, no me vayan a salir con que un parto cuesta mucha plata, entiendan el sentido en el que lo digo, nadie te debe obligar a pagar para que se te respete un derecho, ni el gobierno ni mucho menos una entidad privada).

Otra cosa que tiene en contra el canon es que si bien las entidades privadas antes mencionadas agrupan una buena cantidadde “casas productoras de contenidos” (disqueras, editoriales, etc.), qué pasa con aquellos que no pertenecen a ninguna de estas organizaciones, también se está cobrando en su nombre y en ese sentido están robando recursos que no les pertenecen, otra desventaja de que sean entes privados los que obliguen al cobro de estas tasas.

Eso con respecto a lo que supone esta ley pero me gustaría volver al simple hecho de hacer copias privadas, como dije antes, muchos lo hacemos pero no significa que todos por regla lo hagan, un caso claro es el de las quemadoras de CD´s, hay quienes en verdad, sólo queman discos con archivos del trabajo, con información personal o cosas de ese estilo ¿acaso ellos que no copian ni distribuyen contenidos protegidos con derechos de autor también tienen que pagar?

Yo no soy abogado pero sí recuerdo que hay principios en el Derecho y uno de los básicos y que enseñan desde la escuela primaria es que toda ley debe ser de carácter general, es decir no debe hacer distinciones de grupo alguno, me voy a poner en papel de abogado del diablo, suponiendo que el canon deba existir para remunerar todas esas copias privadas que hace la gente sin autorización, en este caso podríamos identificar a un grupo (pequeño eso que ni qué) que sólo utilizan estos aparatos para copiar cosas personales no sujetas necesariamente a derechos de autor, entonces vuelvo a cuestionar ¿Por qué ellos también deberían pagar este canon?

Ahora quiero volver al asunto de la música hoy en día, como decía nosotros al subir nuestros discos comprados legalmente o incluso al comprarlos directamente en las distintas tienditas digitales que para tal efecto existen, al “pasarlos” a nuestros reproductores de audio, los estamos copiando, ahora bien, según mi entendimiento esto entraría en la categoría “copia privada” pero la ley de propiedad intelectual establece que la copia privada no debe ser utilizada ni con fines lucrativos ni con la intención de distribuirlos colectivamente.

Entonces pregunto yo (cuántas preguntas el día de hoy jajaja) si un amigo nos pide nuestro iPod o si le queremos enseñar una canción que nos gustó, ¿deberíamos abstenernos porque lo estamos difundiendo colectivamente? No verdad.

O que tal que en una fiesta uno lleva su reproductor y pone música ¿tampoco deberíamos hacerlo?

Estoy de acuerdo en que si cobro por la entrada a la fiesta o en que si “armo” mis compilaciones de música y las vendo en cualquier parte, estas leyes se apliquen, pero se aplican por la parte del lucro no por la parte de la distribución.

Todos estos ejemplos creo yo, pueden ser de la vida diaria de cualquiera de nosotros y el hecho de que tengamos que pagar un impuesto por esas posibles infracciones me hace suponer que el canon digital no es más que un método de control que sólo busca beneficiar a unos cuantos que ni siquiera son los verdaderos autores de las obras.

Es por esto que creo también que “el canon” es otro atentado a nuestros derechos, porque restringe la circulación de conocimiento, en este caso de obras creativas. Y por si fuera poco, este tipo de tasas lo que hacen obviamente es encarecer los productos con lo que no sólo como ciudadanos nos están afectando sino también en nuestra calidad de consumidores, en la miniserie de post que hice sobre La importancia y la necesidad de un código libre (partes I II y III) hablé sobre los costos de producción de los bienes y como éstos gracias a las tecnologías existentes deberían bajar sus costos dramáticamente sin embargo, los costos de producción han bajado pero los precios siguen iguales e incluso han aumentado, con lo que la “industria” ha ganado mucho más, haciéndonos pensar que cada vez más está perdiendo.

Bueno, esta es mi opinión sobre el canon digital, sin duda habrá que meterse más al tema, esta sólo fue una aproximación muy general y una opinión personal, pero por el momento me tengo que ir, espero sus comentarios.

Saludos.


¿Nuestra libertad está siendo encarcelada?

En el post de ayer, comenté sobre un supuesto futuro digital, cuando hablé de él estaba parafraseando a Richard Stallman en un breve ensayo titulado “El Derecho a la Lectura”, este ensayo es un breve relato de ficción que narra la historia de dos jóvenes universitarios en una sociedad en la que la libertad no existe porque el control de las tecnologías es tal, que todos los estudiantes tienen que pagar licencias por los artículos o libros que leen y por las tecnologías que usan. La computadora de la protagonista se descompone y este simple suceso pone en un dilema ético, moral y amoroso a los protagonistas pues el protagonista está enamorado de ella, sin embargo prestarle su computadora podría significar la expulsión para ambos e incluso la cárcel.

Este universo “orweliano” está cada vez más presente en nuestras vidas, ¿no me creen?, levanten la mano los que traigan en este momento una computadora, muy bien, ahora ¿qué sistema operativo tienen? (algunos responderán que Windows XP, otros más Vista, quizás algunos Windows 7 y otros más Mac OS) ok, ¿alguno de ustedes se había dado cuenta de que hay cosas que no pueden hacer con sus computadoras? ¿a qué me refiero? Pues bien, cuando ustedes compraron su computadora o cuando han instalado un programa nuevo, la primera pantalla que vemos, antes de poder hacer cualquier cosa es una pantalla en la que aparece una cosa llamada licencia o contrato de licencia, ¿alguien las ha leído completas? ¿no?; ¿alguien ha leído alguna parte de ellas? ¿tampoco?; bueno, pues no se sientan mal, la mayoría de las personas no lo hacemos, sin embargo si alguna vez leyeran lo que dicen quizás no quedarían tan contentos con lo que acaban de comprar.

La verdad es que estos contratos de licencias son una serie de corolarios de la prohibición, son listas que nos dicen generalmente lo que no podemos hacer con nuestro programa o sistema Operativo, las restricciones más comunes son:

La no copia;

La no modificación y sobre todo;

La no distribución.

Bueno, con la anterior tal vez ustedes piensen “¿y eso qué? ¿en qué me afecta?, pues en muchas cosas, otra vez los llevaré al mundo de la imaginación, imaginen que un día se encuentran con un buen amigo, éste buen amigo se ve un poco preocupado, generalmente es una persona relajada y alegre, pero ese día en particular no se ve muy bien, ustedes también como buenos amigos que son, le preguntarán qué es lo que le pasa, su amigo entonces comienza.

Les dice que como están en exámenes finales tiene que hacer muchos trabajos, pero hay uno en especial que lo estresa, tiene que hacer un mapa conceptual pero él es muy malo haciéndolos y necesita de algo que le ayude.

En ese momento y por obra y magia de la casualidad, resulta que ustedes conocen y tienen un programa de computadora que hace mapas conceptuales, es muy sencillo de usar y además hace cuadros impresionantes con lo que su trabajo se reduciría a redactar lo que hay en cada cuadro del mapa.

Si son buenos amigos seguramente ustedes le prestarán el disco de instalación o le quemaran una copia del mismo.

En esta escena que podría parecer de lo más ingenua, intrascendente o importante, fuimos testigos de por lo menos dos delitos, qué, ¿no los vieron?, la verdad es que yo tampoco, lo único que vimos fue una buena acción de un buen amigo, sin embargo para la empresa que desarrolló ese programa y en general para “la Industria” de contenidos, sí hubo actos “delictivos” el primero fue el préstamo o regalo de dicho programa, como les mencioné antes las licencias en el software especifican especialmente la no distribución del software a terceros, el segundo delito, si resulta que ustedes le quemaron una copia del disco de instalación a su amigo, es doblemente grave, pues no sólo copiaron sino que además distribuyeron software que estaba protegido por de derechos de autor, las licencias también especifican que no se deben copiar sus programas; por último, tal vez el programa sea un poco caro y aunque ustedes son buenos amigos, necesitan aunque sea la cuota de recuperación del disco con el que lo van a quemar, eso para los titulares de la licencia se llama piratería y es un delito bastante grave, pero aún no lo abordaré. Ahora bien todo esto sólo por un simple programa de computadoras.

El final de la historia todos lo conocen de sobra, tanto a ustedes como a su amigo literalmente les valió la licencia, su amigo instaló el programa en su computadora hizo sus cuadros sacó un 10 en esa materia y como era muy buen estudiante (llevaba promedio de 10 absoluto, ganó la Gabino Barreda jaja) pues bueno regresemos del mundo imaginario, recuerdan las leyes y acuerdos que les mencioné ayer, entre sus cláusulas incluyen la creación de penas más severas para los infractores de licencias como las que traen los programas, estas penas pueden ser económicas o pueden incluir la supresión de servicios, pero incluso pueden llevarlos a las cárceles, entonces ¿qué estamos viendo?, que el compartir dejó de ser bueno.

No sé a ustedes pero a mí de chiquito me decían “niño, recuerda que compartir es bueno”, ahora resulta que eso no es cierto, no sólo no es bueno, sino que es un delito, somos criminales. ¿Alguien encuentra el sentido en esto? Yo tampoco.

Si no están conformes con el ejemplo del software y las computadoras pasemos a otra rama de la industria, que tal la industria musical.

Yo actualmente tengo 23 años, nací en 1986, en esa época aún circulaban los viníles ¿alguien los conoce? ¿Sí? ¿No?, bueno para los que no, eran discos mucho más grandes que los CD´s actuales, eran negros y tenían pequeños surcos que era donde se almacenaba la música, está era “leída” por una fina aguja que hacía que se reprodujera el sonido, los discos tenían dos caras y en cada cara no cabían más de 10 canciones de 3 minutos cada una (y eso exagerando), como les decía, en mi época, aún circulaban los viníles e incluso los cassettes, pero también comenzaba la era del CD, el CD en su momento representó una mayor capacidad de almacenamiento, sin embargo también representó una supresión de la calidad de la música ya que la compresión de los datos hacía que algunos sonidos imperceptibles al oído humano fueran eliminados, estos sonidos imperceptibles conscientemente le daban un “no se qué, que qué se yo” a la música, si conocen a alguien que sepa en verdad de música seguro que les recomendará oír un disco en vinil y luego en CD, y estoy seguro que algunos notarán la diferencia.

Volvamos al punto, con la llegada del CD no sólo llegó una era de menor calidad en a música (técnicamente hablando) sino que también llegó una era de mayor facilidad para transportarla y para reproducirla, fue más o menos a mediados de los 90 cuando aparecieron las primeras quemadoras de CD para el público, yo tuve una y era un “armatoste” enorme, que parecía wafflera con la típica bandeja para el CD y que necesitaba alimentación externa para funcionar, literalmente parecía un horno y cuando oía que iban a quemar un disco en verdad me imaginaba cómo se horneaba jaja.

Pues bien, con el surgimiento de las quemadoras también dio inicio una era en la que copiar archivos era fácil, poco tiempo después llegaría un formato comercial que cambiaría mucho las cosas: el mp3, poco tardó la gente en darse cuenta que al igual que como se quemaban archivos de texto, hojas de cálculo, presentaciones, etc. también se podía hacer lo mismo con los archivos de música y no sólo eso, con mp3 la compresión era tal que no sólo “cabían” 12 o 20 canciones en un CD convencional sino que podían “caber” literalmente cientos de canciones, la historia reciente la conocen de sobra, llegó internet a nosotros los usuarios comunes y corrientes y surgieron las primeras comunidades dedicadas exclusivamente a la transmisión y distribución de archivos de audio, la industria musical comenzó a “poner el grito en el cielo”, sin embargo, era demasiado tarde, el fenómeno había llegado para quedarse.

Si aún no están cansados puedo hablarles de un último caso, la industria editorial, ésta ha sido la más renuente de todas a la adopción de las tecnologías para la difusión de obras, en parte porque el libro es un formato casi perfecto (es una experiencia muy agradable hojear un libro, subrayarlo, doblarlo, releerlo, etc.) y en parte por la experiencia vivida por la hermana industria musical (que hoy dice reportar pérdidas millonarias).

Sin embargo a últimas fechas hay un furor que comienza con el famoso e-Book o libro digital y no, a diferencia de lo que muchos piensan este furor no es producto del lanzamiento del iPad, es más el iPad ni siquiera es un lector de e-Books, las ventajas del libro digital son de sobra conocidas, en tu lector podrías almacenas miles o incluso millones de libros digitales (cargar con más de 3 libros en cualquier parte de la ciudad es un verdadero reto físico y mental para cualquiera, con esto podríamos olvidarnos del asunto), además estamos siendo ecológicos ya que ahorraríamos mucho papel, sin embargo ¿porqué el e-Book con todas sus bondades no da “el estirón” hacia la era digital?, la verdadera razón, la tienen las editoriales guardadas, como dije, temen al fenómeno que pasó con la música, no quieren que nadie lea sin pagar los correspondientes derechos, al respecto, próximamente será lanzada (si no es que ya está) la tienda de libros digitales de Apple, el costo por libro en teoría será estándar, pero no duden que en unos años lancen su servicio de renta de libros o algo parecido.

¿Cuál es el problema aquí? Que los libros, al igual que la música en últimos años tiene una serie de candados digitales llamados DRM, siglas para describir Digital Rights Management o Administración/Gestión de Derechos Digitales, estos candados lo que hacen es que nadie (salvo nosotros, los que en teoría pagamos por ese libro o esa canción) pueda tener acceso al archivo digital, esto ya está en funcionamiento, los DRM son los candados que funcionan para la música que compramos en iTunes, para los libros que compramos en Amazon, etc. ¿entonces qué pasa si yo quiero regalarle a alguien esa canción o ese libro que compré en una tiendita digital? Pues que simple y sencillamente no lo podré hacer porque no soy dueño de ese archivo.

Entonces lo que podemos observar aquí es que ahora nos dan menos por nuestro dinero, la doctrina legal de “la primera venta” (aquella en la cual al comprar un artículo x te apropias de dicho artículo y puedes hacer literalmente lo que quieras con él) está desapareciendo con la desventaja para nosotros de que no somos dueños de lo que compramos.

Al respecto hace poco oía que un gran productor norteamericano (la verdad no recuerdo si era Rick Rubin (que fácilmente podría pasar como primo de Richard Stallman jeje) pero creo que sí), quien decía que para cómo van las cosas, él veía que el futuro de la música estaba en servicios en la nube, es decir en servicios como Spotify, Last.Fm, etc. donde los usuarios sólo escuchan la música que quieren sin poder bajarla o compartirla, en teoría es muy cómodo, si ahora los formatos digitales nos ahorran espacio físico en libreros o estantes para cd´s y discos, con este paso a “la nube” también estaríamos ahorrando espacio en nuestros discos duros y unidades de almacenamiento sin embargo ese no es el asunto aquí, ahora lo que nos encontramos es que ni siquiera tendremos acceso a archivos que compremos, esto nos lleva al problema de sobre qué es de quién y qué podemos hacer con ese qué (parece trabalenguas, pero es un problema bastante grave y al que parece que vamos irremediablemente).

La “Apropiación” ¿qué es?, ¿con qué se come?, ¿para qué nos sirve?

Más arriba en el texto, dije una palabra que desde mi punto de vista es fundamental para entender todos estos fenómenos: la“apropiación” y es que por acceso a la tecnología hoy podemos hablar de que cada día más gente en todo el mundo tiene acceso a la información y a las tecnologías, sin embargo cuánta de esa tecnología es nuestra, “nuestra” en el sentido de apropiarnos de ella, en ese ramo, son cada vez menos los que pueden apropiarse de algo.

Y es que apropiarse no es el mero hecho de tener un objeto, conocimiento u objeto, para explicar mejor esto, les voy a poner un ejemplo, ustedes van a la librería y compran un libro x, en ese momento tuvieron acceso a esa “tecnología” que se llama libro, el acceso al mismo nos permite simplemente leerlo, pero qué pasa después, hay otros niveles en los que nosotros “accedemos” a ese libro, estos niveles los podría identificar como “niveles de apropiación”.

Una vez que leemos el libro, podemos tomar literalmente cualquier párrafo o fragmento del libro, y copiarlo en una hoja, en un archivo de texto, etc., ahí estamos en un nivel superior en el cual no sólo tenemos simple acceso al libro, sino que podemos tomar cosas de él.

Sin embargo ahí no para la cosa, una vez que hemos accedido y copiado partes viene un proceso bastante complejo (creo yo inexplicable) en el cual abstraemos partes del conocimiento adquirido en el proceso de “copia” y es así como llegamos a un nivel superior en el cual podemos interpretar ideas, es decir, no sólo accedemos y copiamos sino que además interpretamos esas ideas que en teoría vienen de alguien más.

Ahora bien, muy ligado a este último proceso, está el que considero más bello y que es el de la producción de nuevas ideas, es decir, ya accedimos, ya copiamos, ya interpretamos y ahora creamos algo, en el caso del libro, nos pasa a todos como estudiantes, primero accedemos a un texto, copiamos algunas partes que consideramos importantes, interpretamos esas ideas con nuestras palabras pero de ahí, podemos escribir nuestro libro propio.

El proceso que les acabo de describir no es nuevo, es algo que la humanidad ha venido haciendo desde su origen, y que ha ayudado al desarrollo colectivo de la humanidad, gracias al intercambio de ideas, de información y de conocimiento, se ha llegado al estado actual de la ciencia y la tecnología, pero no sólo en esas ramas sino que en general, cualquier rama del conocimiento ha seguido este proceso para su desarrollo.

Japón es un claro ejemplo no sólo de que este modelo de producción-copia-distribución-modificación de conocimiento existe, sino que es necesario para el desarrollo (en este caso de un país). Como muchos de ustedes sabrán, Japón no salió muy bien librado de la 2ª Guerra Mundial, como todo buen perdedor fue obligado a aceptar una serie de condiciones por parte de los vencedores, en este caso Estados Unidos, quien supo aprovechar ser el vencedor para favorecer sus intereses, políticos pero sobre todo económicos y fue así como mucha inversión estadounidense llegó tanto a la reconstrucción de Europa como en forma de imposición a los vencidos, esto hizo que llegara mucha tecnología norteamericana a Japón, ¿qué fue lo que hizo Japón?, pues primero tuvo acceso a esas tecnologías, luego copió esa tecnología, con sus (en ese momento) pocos o nulos recursos, sin embargo fue más allá y comenzó no sólo a interpretar esa tecnología sino a aprender de ella para posteriormente crear tecnología propia.

Al inicio, los productos japoneses eran de muy mala calidad (hoy el ejemplo con eso podría ser China, e incluso China ya ha llegado a un punto donde la calidad de sus productos ya compite a nivel mundial, es cierto gran parte gracias a la explotación irracional de sus recursos humanos, pero eso no está a discusión en este post), pero al poco tiempo esos productos no sólo llegaron al mismo nivel de la tecnología estadounidense sino que en algunos casos llegó a superarla. Hoy en día nadie puede negar el poderío económico de Japón, principalmente desarrollado gracias a su industria tecnológica, misma que ha crecido enormemente y se ha expandido a otras ramas.

Esto nos lleva a otro dilema actual, si en esencia el desarrollo (en este caso) tecnológico ha crecido gracias a la “Apropiación”, porqué cada vez más el fenómeno es a la inversa, es decir, con los controles y regulaciones que florecen actualmente (y de las que hablé un poco en el primer post) estamos limitando las capacidades de desarrollo.

Este proceso de limitación y restricción ha sido principalmente promovido bajo la idea de la propiedad intelectual y los derechos de autor, sin embargo el proceso de Apropiación está tan arraigado en la cultura humana que se la “ha dado la vuelta” a todas estas restricciones, esta evasión ha querido ser criminalizada y eso me lleva a hablar de los fenómenos de la piratería y la manera en la que podemos compartir hoy en día el conocimiento, sin embargo por hoy creo que es suficiente y les hablaré a más detalle sobre esos temas mañana.

Saludos.


Hace algún tiempo una buena amiga de la Facultad escuchó un poco sobre mi proyecto de tesis, al parecer, le gustó tanto que decidió hacerme promoción y durante algunas semanas si me la encontraba con alguien, a ese alguien le platicaba y así pude hablar con más personas sobre mi tema, esta persona también me ayudó a encontrar al que espero siga queriendo ser mi asesor de tesis, digo espero porque con mis cargas de trabajo, enfermedades y otras cosas no le he entregado unos avances que me había pedido, pero bueno ese no es el caso, esta buena amiga fue y también le contó a uno de los mejores profesores que tuve en mi carrera y en algún momento estuvo la idea de que yo fuera a su clase a dar una breve plática sobre mi tema, la plática nunca se pudo dar, en parte por desidia mía y en parte porque también me imponía un poco hablar en la clase de ese profesor que yo admiro bastante, pero el caso es que de eso ya pasaron algunos meses y hoy por alguna extraña razón me surgió la duda de ¿qué demonios les hubiera expuesto en esa clase? ¿qué les hubiera dicho?, ¿cómo hubiera sintetizado en 1 hora todo lo que les quiero decir?, pues bueno, esto es un intento por responder a esas preguntas.

Espero que entiendan que lo que voy a hacer aquí es en parte reflexión, en parte opinión y otra parte investigación que he realizado, tal vez no haya un hilo conductor del asunto o tal vez brinque de un tema a otro pero espero que todo tenga coherencia, les pido a los lectores que se imaginen que están en un salón de clases y de repente llega un tipo que no conocen (en este caso yo) y les dicen que viene a hablar de un tema raro que “tiene que ver con computadoras, libertad, internet y esas cosas” jajaja.

Cuando comencé a escribir esto, me salieron entre 7 y 8 cuartillas lo cual creo es mucho para un post, vamos pues que ni yo me aguantaría leer tanto en un post, así que he decidido dividir este post en dos o tres partes por lo que si de repente corto abruptamente, es por esto y seguramente al poco tiempo publicaría la continuación, pero bueno ya fue mucho preámbulo, así es cómo comenzaría:

Hola muchachos buenas tardes, hoy les vengo a hablar de ciertos temas que me intrigan y que creo que son de suma importancia para todos nosotros: la libertad (o más bien, las libertades) en el mundo en el que vivimos, desde el punto de vista de las tecnologías de la información (TIC).

El Futuro Digital

Imaginen un mundo en el que ya no existan las bibliotecas públicas (francamente en nuestro país están en vías de extinción), imaginen que cada vez que un profesor en clase les pida leer un libro, una buena parte del alumnado haga una exclamación negativa (no por la flojera de leer) sino porque no puede acceder a él, imaginen un mundo en el que las contraseñas de sus computadoras no las tengan ustedes sino una agencia gubernamental o una empresa privada, imaginen un mundo en el que sus amigos no les puedan prestar, regalar, copiar, pasar, etc. su música, sus libros, sus revistas, sus cómics, sus programas de TV, sus programas informáticos, sus trabajos escolares, etc. ¿Ya imaginaron ese mundo? ¿Sí?

Pues lo siento, me equivoqué en el título de este apartado, el título no debería “El Futuro digital” sino “El Presente Digital”, porqué digo esto, porque gran parte de las cosas que les pedí que imaginaran ya están en marcha, o están en proceso de ponerse en marcha, no sólo en México sino a nivel mundial.

A últimas fechas estamos sufriendo ataques “invisibles” a nuestra libertad y no hacemos nada, alrededor del mundo se están configurando bloques (principalmente políticos y económicos o la combinación de ambos) que buscan que todo ese mundo en el que producimos, compartimos, modificamos y distribuimos conocimiento se acabe.

Nuestros Gobiernos y “la Industria” en nuestra contra.

Tal vez ustedes no hayan oído hablar de ACTA, Ley Sinde, Ley Manzanero, HADOPI y muchas más, todas estas son siglas o nombres de leyes y acuerdos regionales o internacionales que buscan minar la forma en la que interactuamos en la red.

ACTA: es el acrónimo para Anti-Counterfeiting Trade Agreement o en español, Acuerdo Comercial Anti-Falsificación, en él participan países de los 5 continentes entre los cuales se encuentra México. Este tratado fue negociado en total hermetismo y secrecía por los gobiernos involucrados durante los últimos tres años ¿qué cosa podrían estar negociando a nuestras espaldas y sin nuestro consentimiento nuestros gobiernos?, no fue sino hasta el 21 de Abril de 2010, luego de muchas presiones de grupos en contra de este acuerdo, pero sobre todo de presiones de parte del Parlamento Europeo que se “liberó” el borrador del acuerdo con el que han estado trabajando nuestros gobiernos desde 2007.

Ley Sinde: Es un paquete de reformas a las leyes de propiedad intelectual y derechos de autor que forma parte de un paquete de leyes mayor, llamado LES (Ley de Economía sostenible) que fue propuesta a inicios de 2010 en España, la Ley Sinde lleva ese nombre por su principal impulsora, Ángeles González-Sinde, Ministra de Cultura española, el objetivo de esta Ley es endurecer las penas a quienes infrinjan las leyes de derechos de autor, las penas pueden ir desde “cortones” temporales o totales para los usuarios, hasta sanciones económicas y/o encarcelamiento.

Ley Manzanero: Al igual que “Sinde”, es un paquete de reformas que ya fue aprobado en México y que modifica algunos artículos del Código Penal Federal y de la Ley de Propiedad Intelectual y que básicamente lo que hace es perseguir de oficio todas las infracciones a la propiedad intelectual y violación a derechos de autor. (A saberse, que un delito sea perseguido “de oficio” significa que no es necesario que el titular de los derechos haga una denuncia para que se persiga el delito, sino que se persigue sin denuncia de las partes involucradas). El nombre de la ley se debe a que uno de sus principales impulsores es el conocido intérprete y compositor yucateco Armando Manzanero.

HADOPI: El 24 de junio de 2009 en Francia, fue presentada la propuesta de crear una autoridad para el control y la supervisión de los contenidos en Internet, dicha propuesta es mejor conocida como Ley HADOPI por Haute Autorité pour la Diffusion des œuvres et la Protection des droits sur Internet (Alta Autoridad por la Difusión de Obras y la Protección de Derechos en Internet) y es conocida por ser una “Ley de los 3 strikes” ya que se basa en tres “avisos”, cada uno con un tono cada vez más amenazador en el que se “invita” a dejar de utilizar contenido ilegal, o de lo contrario, se podrían tomar acciones legales muy parecidas a las que propone la Ley Sinde.

Todas las anteriores si bien tienen orígenes diferentes y en algunos casos “persigan” cosas aparentemente diferentes, tienen algo en común, el control, la restricción y la limitación.

¿De qué? Pues no de otras cosas sino del conocimiento, de la neutralidad de la red y de las libertades que residen en ella. Y es que aunque todas las leyes y acuerdos antes mencionados tiene una cara “legal” que las hace ver como protectoras de los derechos de autor, los derechos en internet o la protección a la propiedad intelectual, no hacen otra cosa sino tenernos controlados.

Pero vayamos por partes en esto, mañana hablaré sobre la libertad y cómo ésta, lejos de llegar a más lugares gracias a la propagación de las tecnologías de la información, está siendo cada vez más limitada, limitando por supuesto también la manera en la que compartimos información y conocimiento.

Saludos.