Crónicas de un Politólogo en el FLISOL (Parte 2 sáb. 24 de abril)

Publicado: 26 abril 2010 en Hacktivismo, Opinión, Software Libre
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , ,

Sábado 7:30 de la mañana, nuestro protagonista (o sea yo) se reusa a levantarse a pesar de que la alarma del despertador ya sonó 2 veces y la alarma de celular ya va por la número “quien sabe”, el día anterior se acostó bastante tarde por razones que no vienen al caso para esta historia, sin embargo cuando el hermano de nuestro politólogo favorito (después de oír tantas alarmas) se desespera, nuestro protagonista sabe que es hora de levantarse.

Sábado 8:30 de la mañana (sí, me tardé una hora y?????) por fin después de sortear problemas técnicos como la hueva y la cruda, nuestro politólogo decide ir a una de las sedes del FLISOL, particularmente la del INDESOL (Instituto Nacional de Desarrollo Social), la razón, “las pláticas se veían buenas”.

Sábado 9:45 de la mañana (es un viaje largo desde las lejanas tierras de la “cuna de la mexicaneidad” hasta las “tierras del coyote”) Nuestro protagonista por fin arriba a la sede del FLISOL y se encuentra con una grata sorpresa, los organizadores (como todo buen evento) tienen un retraso con los eventos de casi una hora, por lo que Carlos (nuestro protagonista) llegó justo a tiempo.

Sábado 10:00 am Comienza el FLISOL en el INDESOL……….

Como muchos de ustedes sabrán y si no, les cuento, el pasado 24 de abril se llevó a cabo el festival de software libre más grande del mundo, les estoy hablando del FLISOL (Festival latinoamericano de Instalación de Software Libre) en este festival en su origen se buscaba hacer llegar a más usuarios el software libre, mediante la instalación de aplicaciones libres o mediante la instalación de sistemas operativos libres, sin embargo al poco tiempo los organizadores se dieron cuenta de que esto no era suficiente por lo que el FLISOL evolucionó y aunque hoy se sigue con ese espíritu que lo originó (el install fest) hoy en día yo considero que FLISOL vale más por sus pláticas y conferencias que por el simple hecho de instalaciones masivaqs de software libre.

Al respecto también debo reconocer que al igual que Gunnar Wolf (uno de los “grandes” del software libre en nuestro país) opino que muchas veces el install fest es más dañino para el movimiento del software libre que beneficioso, la razón, que en el festival, reina este tipo de “buena vibra” con respecto al software libre, constantemente se habla de todas las bondades que tiene (que obviamente las tiene), y al hacer las instalaciones, quienes lo hacen, literalmente le venden la luna y las estrellas a quienes dejan que se les instalen aplicaciones y/o SO’s libres, sin embargo la labor del FLISOL en el Istall Fest, acaba ahí, se instala y luego se deja a la suerte de los nuevos usuarios todo el software libre.

Cuáles son las implicaciones de esto, que muy seguramente a los pocos días (o ese mismo día) surgirá en los nuevos usuarios de software libre alguna pequeña duda (inherente a cualquier persona que por primera vez usa un Sistema Operativo, libre o privativo) o tal vez la duda no sea tan pequeña, el asunto es que el usuario (quien ahora es abandonado por aquellos quienes les prometieron el cielo con la instalación de dicho programa) se desespera fácilmente, y esto es normal, traten esto con cualquier ámbito de la vida, díganle a un niño que aprenda a andar en bicicleta por sí mismo sin ayuda de nadie, seguramente algunos podrán (después de partirse su madre varias veces), pero la mayoría después de dos o tres raspones seguramente abortarán la misión, lo mismo pasa con el software libre (y eso es algo que discutía el jueves con el buen Fernando Estrada, a quien por cierto le mando un saludo) muchas veces los “Linuxeros de cepa” nos tratan de convencer de que Linux (ojo, estoy hablando en general de cualquier distro) es sencillo, es cierto Ubuntu, Jolicloud, incluso Moblin, son ejemplos de que se ha avanzado enormemente en el departamento de “usabilidad” por parte del usuario final, pero siendo honestos Linux, aún tiene algo de camino por recorrer en cuanto a “amigabilidad” (si es que existe ese término), tan sólo díganle a un usuario que en su vida haya usado otra cosa fuera de windows que para instalar Linux tiene que bajarse una imagen .iso, quemarla en un CD, DVD o incluso en un USB y luego debe bootear su computadora desde ese dispositivo, para después configurar particiones y otras cosas y créanme antes de que terminen de decir “.iso” la persona habrá huido con rumbo desconocido.

Es ahí donde falla el install fest, deja a los usuarios aprendiendo “solitos a andar en bicicleta” y aunque seguramente algunos de los lectores “brinquen” y digan que eso de aprender es parte del software libre, les doy la razón, pero vuelvo al ejemplo de la bicicleta, algunos podrán aprender a andar solitos (los menos y ninguno a la primera, vamos pues, que ni siquiera Neo pudo saltar entre los edificios a la primera jajaja cita medio geek), pero la mayoría necesitarán de ese pequeño “empujoncito” para aprender.

Y es que mientras el software privativo puede ser equiparado a una bici con rueditas (en la cual no aprendes y sólo la usas), el software libre te permite “aprender” pero ese proceso de aprendizaje, es mucho más sencillo (y debo decir satisfactorio) si tienes a un lado a un buen amigo que te ayude, mi experiencia personal así fue y de hecho creo fuertemente que de no haber tenido al buen Quique Otero (por cierto mano, te mando un saludo, espero que estés bien, porque no se sabe nada de ti) creo que a las primeras me hubiera desesperado y hasta creo que me hubiera vuelto un detractor del software libre.

Afortunadamente eso no fue así, tuve a un buen amigo que me ayudo en mis “pininos” por este mundo del software libre y hoy puedo decir que he aprendido muchísimo ya sin su ayuda, pero que sin ese apoyo inicial, nada de esto hubiera existido, tal y cómo pasa con los padres que ayudan a sus hijos a andar en bicicleta.

Pero bueno ya me desvié del tema y aún no les cuento lo más interesante, me quedé en que llegué al FLISOL en el INDESOL… pues bien, al llegar todo parecía normal, una carpa con unas pantallas y algunos proyectores, muchas computadoras y pocos asistentes (entiéndo que la “magia” de FLISOL es que se lleve a cabo en muchas partes al mismo tiempo, sin embargo eso hace que en todas las sedes haya muy poca asistencia), sin embargo algo no andaba bien, al revisar a los asistentes me pude dar cuenta de que había muchas personas de… cómo decirlo…. avanzada edad, digo no es que yo sea un puberto, pero estoy en mis 20’s (muy tempraneros por cierto) y la verdad para mí una persona de 50, 60 o más años, ya es para mí, un adulto mayor.

En un primer momento me decepcioné bastante pues aunque había gente, asumí que los participantes tal vez estarían ahí como “acarreados” por el carácter del INDESOL (es un organismo desconcentrado del gobierno federal), esta tesis, tomó fuerza cuando al iniciar la primera ponencia vi a varios tomando notas sobre la plática, (en ese momento pensé que tal vez les habían pedido, muy al estilo de la primaria, un pequeño resumen sobre las pláticas para confirmar su asistencia al evento), pero bueno, después no le di importancia y me dediqué a escuchar a las expositoras, además el buen Adrían (@Mantium 11 y bloguero de Mantium Lounge’s) me acompañó por lo que los chistes geeks y los comentarios ñoños estaban a la orden del día jeje.

La primera plática se llamó “Ubuntu. Conoce una alternativa de Sistema Operativo”, esta plática fue dada por dos diseñadoras de la ENAP (Escuela Nacional de Artes Plásticas) llamadas Daniela S. Antonio Hernández y Dulce M. Barrios Hernández quienes son parte del proyecto Ubuntu México un grupo que busca ser foro de ayuda en todos los sentidos posibles para aquellos usuarios de Ubuntu, en México.

Sobre la plática, se cumplió con las expectativas y objetivos, que eran acercar a gente que no tenía ni idea de qué es el software libre y sobre todo a lo que es Ubuntu, sin embargo a pesar de que fue una buena plática, introductoria y muy sencilla, faltó hablar sobre la parte filosófico-política del software libre e incluso un poco más sobre la filosofía de Ubuntu, pero como dije, esto es una opinión muy personal, además los objetivos eran claros, simplemente era una introducción a Ubuntu, por lo que entiendo que esa necesidad de hablar sobre la parte política tal vez sólo haya sido mía, sin embargo como buen politólogo no me pude cerrar la boca y opiné un poco sobre esos temas jeje.

Pero a pesar de mis necedades ahí empecé a ver un fenómeno bastante curioso, esas personas de las que les había hablado antes (las personas mayores) comenzaron a preguntar y para mi sorpresa comenzaron a preguntar cosas muy pertinentes, ese quizá fue el primer aviso de que esa tarde aprendería algo nuevo.

Para la segunda plática, llamada “¿Qué es el software libre y sus beneficios en las Organizaciones sin Fines de Lucro?” e impartida por Julio Garduño Colin, quien aparte de ser uno de los principales organizadores del FLISOL en INDESOL, es Director de ActivArte A.C. que es una organización civil, sin fines de lucro, que ayuda a otras organizaciones civiles, sobre todo en la parte de divulgación de actividades de las mismas, por el título de la plática obviamente yo estaba muy interesado y la verdad fue muy buena la plática ya que explicó la importancia de usar software libre para este tipo de organizaciones, obviamente se habló de menores costos, de que no hay licencias restrictivas (como la EULA), de la mayor seguridad, etc. pero también (ahí hice una pequeña aportación) los aspectos sociales, políticos, administrativos, etc. Por ello hablé de los dos modelos de creación del software (Catedral y Bazar, por cierto libro que pueden descargar desde mi página de Documentos, junto con muchos libros más) y del porqué, el modelo de Bazar, propio del software libre es un modelo mucho más ético y con mayores repercusiones sociales que el modelo de catedral (o piramidal) más identificado con el software propietario, privativo, cerrado, etc.

Y es que la construcción de conocimiento que nos permite el modelo de bazar (modelo de interacciones horizontales, donde todos los individuos participantes ayudan en mayor o menor medida, pero que la acción colectiva beneficia a todos por igual) ayuda no sólo ideológicamente a las organizaciones civiles sino que también ayuda al desarrollo tecnológico de un país y de una sociedad determinada y esto nos lleva a que el desarrollo de ciencia y tecnología propios (que sólo se podrá lograr gracias al software libre) es un asunto de Seguridad Nacional.

Con esta participación, nos ligamos a la siguiente plática que fue impartida por el Dr. Edmundo Arias Torres, del Instituto Mexicano de Tecnologías Apropiadas, S.C. y que se llamó “Transferencia de Tecnologías Apropiadas en OSC”, esta fue una de las pláticas que más me sorprendieron, pues el Dr. Edmundo Arias Torres, es una institución en cuanto a la apropiación de tecnologías se refiere, esto lo pude notar por la basta experiencia que demostró al ponernos varios ejemplos de vida en los cuales ha participado.

Para quienes no tienen ni idea, no se dejen llevar por el término “apropiado”, este término tiene más que ver con los niveles en los que nos apropiamos de la tecnología, existen distintos niveles, por ejemplo el nivel de apropiación de tecnología que hay en México es muy bajo, pues generalmente importamos casi toda (si no es que toda) la tecnología de punta y sólo la usamos, es decir, estamos en el nivel más bajo de la apropiación de la tecnología, pues nos limitamos al uso y generamos dependencia de los países productores de dichas tecnologías; por otra parte países como Japón o China que vienen haciendo desde hace 50 años, primero se apropiaron de la tecnología de la misma manera que nosotros actualmente, sólo para uso, pero ellos fueron más lejos, copiaron esa tecnología y subieron en el nivel de apropiación de la misma, pues no sólo la usaban sino que además estaban estudiándola, obviamente una cosa llevó a la otra y después de estudiarla y copiarla decidieron producirla por su cuenta, en un inicio, tanto los productos chinos como japoneses eran de muy baja calidad respecto a sus contrapartes estadounidenses, sin embargo con el paso del tiempo las formas de producción se fueron perfeccionando y hoy en día varias marcas de estos países en cuanto a desarrollo de tecnología, son líderes en sus ramos, Sony, Nintendo, Hitachi, Daewo, etc. todas son ejemplos de este tipo y es porque en Japón y China no se limitaron al mero uso.

Otro país que está siguiendo este mismo modelo y mucho más cercano es Brasil, si alguien aún no se explica el porque hoy Brasil se encuentra en el “mainstream” mundial, es por ello, comprendieron que sólo usando la tecnología quedarían resagados por lo que era necesario que copiaran y produjeran tecnología propia, no por nada Brasil es líder en cuanto a implementación de software libre en Latinoamérica, no por nada Brasil está haciendo importantes aportes a los campos de la biotecnología y la petrotecnología (no sé ese término sea el correcto, pero se entendió), según el propio Dr. Edmundo Arias, los brasileños hace 15 20 años, se venían a capacitar a México en cuestiones de desarrollo de tecnologías del petróleo, hoy en día, los que nos dan las clases son ellos, esto debería darnos vergüenza.

He aquí otra de las grandes importancias de usar software libre para un país, ya que permite el desarrollo de ciencia y tecnología nacional, permite la apropiación de la tecnología en grados superiores al del simple uso, mientras no nos demos cuenta de que el modelo del software libre es fundamental para desmarcarnos de las superpotencias, estaremos destinados al tercer mundo, esto hace 10 años cuando toda Latinoamérica estaba en los mismos niveles quizá pudiese haberse visto como una utopía pero Brasil es un ejemplo de que este modelo puede en verdad hacer crecer la economía de un país.

Otro punto muy interesante respecto a esto es que también el tipo de tecnología que consumimos y que exportamos es de bajo nivel, al respecto, desde hace algunos meses y como parte de los festejos del Bicentenario y el Centenario, se escuchan en nuestro país anuncios en los que hablan de “México en el Bicentenario” y en ellos hablan de que somos el primer exportador de papayas, aguacates y no se cuánta madre en el mundo, también hablan de que somos el primero o segundo en exportación de refrigeradores y televisiones del mundo, por favor!!! no nos engañemos, aquí sólo vienen las grandes empresas a armar, la verdadera producción de esa tecnología se hace en Taiwan, China o Singapur, aquí sólo la hacemos de maquiladora y nada más por venirlos a armar aquí ya son considerados como productos mexicanos, en el caso de las frutas y verduras si bien esto pudiera ser un signo positivo, también debemos reconocer que no es lo mismo vender una tonelada de papaya que un lote de computadoras, ahí es donde salimos perdiendo, nosotros les damos a Estados Unidos papaya, aguacate, tomate, chícharo, etc. ellos nos devuelven tecnología de punta ( y lo peor que como dije, seguramente fue armada aquí).

Ese es tan solo uno de los miles de porque estamos tan jodidos, y porqué otros países muy similares a nosotros sí logran sobresalir (Brasil y México estaban más o menos en niveles económicos similares en la década de los 80, hasta me atrevería a decir que México estaba mejor, hoy en día alguien se atreve a decirme que estamos al nivel de Brasil? yo creo que no).

Continuando con la plática del Dr. Edmundo Arias, su ámbito de estudio también tiene que ver con el desarrollo sustentable y es que su Instituto (bueno no es que se de él, pero dónde trabaja), el Instituto Mexicano de Tecnologías Apropiadas, se encarga de ayudar a organizaciones civiles a desarrollar modelos de desarrollo sustentable, los ayuda a producir su propia tecnología con lo que tienen, puso varios ejemplos pero lo que más me quedó, es algo muy cierto dijo algo así como “nuestro país tiene todos los recursos para triunfar, tiene litorales, tiene junglas, tiene bosques, tiene metales preciosos y sobre todo tiene capital humano, simplemente hay que apropiarnos de nuestra tecnología para poder crecer en verdad” y es que tiene razón ya que incluso en lugares áridos como el desierto (donde también ha trabajado) de las piedras (literalmente) se puede sacar algo.

Bueno muchachos, creo que ya fue mucho por hoy, aún falta la mitad del FLISOL del sábado, sin embargo como ven el encuentro fue sumamente fructífero, pero aún no llego a la mejor parte, sin embargo ya me duelen un poco los dedos y creo que para este momento a ustedes ya les dolerán un poco los ojos jaja, por lo que prefiero poner la siguiente parte del FLISOL en el INDESOL, para mañana.

Como les dije aún viene lo mejor y lo que considero fue el más grande aprendizaje que tuve durante el evento, pero ya será mañana cuando les cuente, mientras, aquí espero todas sus opiniones y comentarios.

Saludos.

comentarios
  1. […] bien, la entrada pasada comencé con mis crónicas del FLISOL (Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre) […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s