Round 5 “El Futuro Digital y el Pasado Analógico” Kembrew McLeod

Publicado: 23 marzo 2010 en Hacktivismo, Opinión
Etiquetas:, , , , , , ,

Estas son las normas restrictivas que tenía la edición electrónica de “Alicia en el país de las maravillas” hecha por Adobe:

  • Ningún fragmento del libro puede ser copiado en el portapapeles.
  • Queda prohibido imprimir este libro.
  • Este libro no puede ser cedido a terceros.
  • Este libro no puede ser leído en voz alta.

Sólo después de que la asociación Americana de Ciegos alzó la voz para que se quitaran las restricciones relativas a leer en voz alta, el Congreso norteamericano revisó el caso y quitó esa restricción (bastante idiota por cierto).

¿Por qué actúa así la industria del copyright?, ¿cuáles son las motivaciones? En este ensayo de Kembrew McLeod (por cierto de los mejores del libro junto con el segundo de Wu Ming 1) se nos cuenta la historia del copyright pero vista desde el punto de cómo las nuevas tecnologías siempre han sido consideradas una amenaza para la industria del copyright y demostrando cómo en cada ocasión, estas nuevas tecnologías más que corroer la industria han ayudado a reorganizarla para generar mayores riquezas.

Sin embargo, regresemos un poco antes de seguir, McLeod hace referencia al caso de los libros, en este caso en “los viejos tiempos” una persona podía comprar un libro y literalmente podía hacer con él lo que quisiera, desde subrayarlo, pasando por fotocopiarlo, hasta regalarlo o cederlo a un amigo, esto se apoya en lo que los abogados llaman “Doctrina de primera Venta” que no es sino el derecho a usar un objeto como tu quieras por el simple hecho de que ya pagaste por él.

Bueno, en los “tiempos actuales” esto no pasa, cada vez la Doctrina de primera venta queda relegada para dar paso a las modernas concepciones del copyright en el que cada “nueva” copia debe tener un copyright impreso y por lo tanto se debe pagar por los derechos del mismo, de ahí el ejemplo que se pone al inicio con el clásico deLewis Carroll, en el que por cada nuevo usuario con acceso al libro de “Alicia en el país de las maravillas” se tenía que pagar la cuota de copyright (como si se hicieran nuevas copias) todo esto a pesar de que el copyright de Alicia, venció hace ya mucho tiempo (dudo que Carroll se levante de la tumba a cobrar las regalías por sus obras jeje).

Otro ejemplo en el que McLeod demuestra que la Doctrina de la primera venta está en franca extinción es el caso de la canción subastada:

Es la historia (por cierto real) de un tipo que compró “legalmente” una canción desde la tienda de iTunes y después la subastó en e-Bay, al poco tiempo los administradores del sitio de subastas retiraron la canción argumentando que se estaban violando los derechos digitales del archivo (los DRM de los que les hablé en la entrada anterior), con esto se demuestra que la industria del copyright busca tener cada vez más control y ofrece cada vez menos por nuestro dinero.

Sin embargo ¿porqué funciona así la industria del copyright? McLeod responde que ese es el comportamiento de la industria y que este se ha visto en distintos momentos de la historia del hombre.

El primer ejemplo del que habla es el del fonógrafo, cuando se creó se dijo que acabaría con la industria musical, ahora sabemos que no desapareció y los que sí desaparecieron fueron aquellos compositores que se negaron a utilizar esta nueva tecnología; más tarde se pensó que la radio acabaría con la industria pues si todos oían música gratuitamente no tendrían porque comprar los discos y por lo tanto la industria iría a la quiebra (algo muy parecido a lo que escuchamos ahora con Internet no creen?); lo mismo con la videocasetera, la televisión por cable, los cassettes, etc. a lo que quiere llegar McLeod con todos estos ejemplos es que en distintos momentos de la historia de la humanidad (principalmente desde principios del siglo pasado) las nuevas tecnologías han sido vistas con recelo por las diversas industrias de distribución de contenido y de protección de propiedad intelectual.

En algunos casos las pujas de la industria por acabar con estas nuevas tecnologías han rendido frutos (como en el caso de los cassettes) pero en los casos de la televisión por cable, la radio, las videocaseteras, los reproductores de DVD, etc. se ha demostrado que al contrario de lo que la industria cree, estas nuevas tecnologías han sido mecanismos que han ayudado a distribuir su contenido generando ventas cada vez más grandes.

Uno de los ejemplos que más me gustaron y que demuestra esta teoría es el caso de los ejecutivos de Disney quienes se oponían fuertemente a las videocaseteras y los vídeos caseros pues su argumento era que gente que no había pagado por ver sus películas podría verlas, o que si la gente podía verlas sin pagar por cada vez que la vieran esto repercutiría fuertemente en las ganancias de la compañía, sin embargo se demostró (y creo que muchos de los lectores se sentirán identificados con esto) que el ver las películas de Disney una y otra vez generó mayor consumo por parte de niños y adultos de juguetes, y productos alusivos a dichas películas mejorando considerablemente los ingresos de la compañía.

En este mismo tenor hay varios ejemplos y en todos encuentro la constante de la que hablaba Wu Ming 1 en su momento: “mientras más se exhiba y se distribuya tu producto, más gente lo conocerá y seguramente más gente lo consumirá”.

Sin embargo, a pesar de que el texto de McLeod es rico en ejemplos y en datos obtenidos de implicados en los procesos de creación y distribución de contenidos, el caso que me pareció más interesante fue el de la televisión por cable ya que en un inicio, las grandes televisoras estadounidenses se opusieron fuertemente a las compañías que ofrecían televisión por cable, argumentando que robaban su señal y la reproducían sin pagar los correspondientes derechos (al respecto McLeod hace un pequeño paréntesis y pregunta ¿quién es el autor de un programa de televisión o de una película? los guionistas, los productores, los actores? esto demuestra algunas de las brechas que hay en el concepto de “autor” hoy en día y que por supuesto también ponen en entredicho el papel del copyright como defensor de dichos derechos), pero volviendo al caso, las grandes televisoras llevaron a juicio a las compañías “cableras”, la solución fue lo que pareció lo más interesante ya que se podría aplicar al caso de Internet y la difusión de contenidos.

La respuesta fue la creación de una licencia libre, es decir que se estableció una cuota fijada por alguna autoridad y que tenían que pagar las “cableras” a las televisoras, de esta manera las “cableras” pagaban los derechos de autor y evitaban las preferencias y prácticas monopólicas de las televisoras y las televisoras recibían un pago justo por sus contenidos.

Digo que esto podría aplicarse de la misma manera a Internet, estableciendo una cuota fija que se anexaría al recibo de pago del servicio de Internet y así todos ganarían, aunque bueno parece ser que este futuro aún se ve lejos.

Como ven el texto de McLeod demuestra varias cosas, la primera que la industria del copyright siempre ha presentado el mismo comportamiento, mismo que es directamente proporcional a la aparición de nuevas tecnologías; segundo que a diferencia de lo que nos quieren hacer ver, entre más se distribuya un determinado producto (llámese un libro, un disco, una canción, un artículo, o lo que sea) se vende más y mejor y para esto Internet podría ser el nuevo rey de dicho modelo (si no es que lo matan primero); y tercero, la industria del copyright en la actualidad busca eliminar la doctrina de la primera venta en la que el comprador de un determinado bien realmente no es dueño de nada pues sus derechos sobre ese artículo son cada vez menos.

Sin duda un excelente ensayo que viene a cerrar con broche de oro el libro de los “5 ensayos combativos en contra del copyright”, sólo quisiera agregar que este ensayo así como los otros 4 y el glosario general (el cual le será muy útil a todos aquellos que no estén muy familiarizados con algunos de los conceptos más utilizados en el libro, como copyright, copyleft, software libre, open source y otros) pueden ser descargados libre y gratuitamente desde mi página de documentos.

Espero que con estas 5 lecturas haya sembrado la semilla de la defensa de los derechos de los usuarios, de los compradores pero sobre todo de los ciudadanos digitales de hoy, pues como sabrán en últimos días esos derechos han sido atacados y vulnerados y necesitamos gente consciente (pero sobre todo crítica) que le pueda hacer frente a estas amenazas como son el ACTA o la ley Sinde.

También espero que haya cambiado su percepción sobre el copyright, los derechos de autor y la propiedad intelectual ya que hoy en día también son tema que está en constante puja y cada vez más parece que la batalla de las grandes distribuidoras de contenidos vs nosotros los consumidores (o como a ellos les gusta llamarnos: piratas) está siendo perdida por los últimos.

Ya ahora sí para terminar no olviden dejar sus comentarios pues para mí son muy útiles pues me ayudan a ver otras perspectivas que nunca vería sin su ayuda.

Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s